Carles Puigdemont pide firmeza, serenidad y la implicación de "todos" frente al Estado

Contador
Comunicado de Carles Puigdemont sobre el encarcelamiento de soberanistas
@KRLS
Publicado 23/03/2018 22:11:41CET

   "El acoso de la justicia española contra la libertad nos interpela a todos"

   BARCELONA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El expresidente de la Generalitat y diputado de JxCat Carles Puigdemont ha pedido este viernes responder a los últimos encarcelamientos de dirigentes independentistas con firmeza, serenidad y civismo en vez de rendición, ira y exabruptos, y ha pedido la implicación de "todos" ante el Estado.

   Puigdemont ha emitido un comunicado vía Twitter recogido por Europa Press, poco después de anunciar una reunión en Bélgica con los exconsellers que le acompañan en Bélgica --Lluís Puig, Meritxell Serret y Toni Comín-- para analizar "la nueva ofensiva" del Estado.

   En el comunicado afirma que exconsellers y diputados sufren "la injusticia de un estado de venganza, no de derecho", pero que es un sacrificio que no resultará vano, aunque necesitan apoyo, siempre pacífico.

   "El acoso de la justicia española contra la libertad en nuestro país nos interpela a todos" los catalanes, independentistas o no, y acusa al Estado de querer encarcelar las ideas, las creencias, la palabra, el pensamiento y la política.

   Apela a todos reivindicando que Catalunya se convirtió en país de oportunidades y en pueblo unido gracias a que su sociedad se identifica con la libertad, la democracia, la tolerancia y la modernidad, valores hoy "en riesgo a causa de la involución reaccionaria del Estado".

DERECHOS HUMANOS DE LA ONU

   Puigdemont recuerda que el Comité de derechos humanos de la ONU ha reclamado este mismo viernes al Estado "que respete los derechos políticos de Jordi Sànchez", petición que él considera que puede extenderse al resto de presos soberanistas, y especialmente a Jordi Turull como candidato a presidir la Generalitat.

   Para él, cada vez más gente y más instituciones de Europa se alarman por la "deriva autoritaria" española, y en Catalunya y Europa se asume que la solución debe ser política, además de admitirlo cada vez más gente en toda España.