La línea de microscopía infrarroja del Sincrotrón Alba entrará en funcionamiento en dos años

El director científico del Sincrotrón Alba, M.A.García Aranda.
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:27:06 CET

SABADELL (BARCELONA), 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Sincrotrón Alba, ubicado en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), ha iniciado la construcción de una nueva línea para incorporar a sus instalaciones la microscopía infrarroja, que estará operativa de aquí a dos años.

Así lo ha avanzado el director científico del Sincrotrón Alba, Miguel Ángel García Aranda, que este jueves ha ofrecido en el Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) una conferencia sobre los usos médicos del acelerador de partículas, coincidiendo con el 20 aniversario de la Fundació Parc Taulí.

Aranda ha explicado a Europa Press que la nueva línea, que tiene un coste de unos 800.000 euros cofinanciados por el Gobierno español y la Generalitat, permite, entre otras cosas, distinguir diferentes unidades celulares, lo que es un avance para el diagnóstico.

De este modo, la instalación de microscopía infrarroja se sumará a las siete líneas experimentales de aceleradores de partículas ya existentes, de las cuales cuatro tienen aplicaciones biomédicas como la cristalografía de macromoléculas, la difracción de polvo, la tomografía microscópica y el Small Angle X-ray Scattering (SAXS) para ordenar a larga distancia los componentes.

El sincrotrón de tercera generación recibió durante el 2012 unos 500 investigadores y espera cerrar el año --el primero con todas las líneas existentes operativas-- con cerca de 800, de los cuales el 20% son internacionales, así como alcanzar el millar de investigadores en 2014.

APUESTA POR LA LÍNEA BIOMÉDICA

Además de la nueva línea que estará operativa en dos años, el director científico del Sincrotrón Alba ha apostado firmemente por incorporar al laboratorio de luz una línea biomédica, como ya tienen en instalaciones similares de Francia, Canadá y Australia.

En declaraciones a Europa Press, Aranda ha cifrado en entre ocho y nueve millones de euros la inversión para la cual, ha dicho, no hay todavía financiación pero "sería muy interesante".

Esta nueva línea permitiría trabajar a nivel de imagen, diagnóstico y terapia con pacientes, aunque principalmente se utilizaría --por el coste que comporta-- para la investigación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies