Montilla inaugura el nuevo tramo de la L5 agradeciendo el apoyo de los vecinos del Carmel

Actualizado 30/07/2010 21:13:57 CET

BARCELONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha inaugurado este viernes el nuevo tramo de la Línea 5 de Metro, de Vall d'Hebron al Carmel, agradeciendo la "colaboración" y la actitud cívica de los vecinos sin las que no hubiera sido posible la puesta en marcha del trayecto.

Montilla ha reconocido que en la construcción de infraestructuras de transporte metropolitano hay "un antes y un después" del derrumbe que provocó un socavón en el barrio del Carmel y el desalojo de más de 1.200 personas hace cinco años.

Junto con Montilla, se encontraba el conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. El conseller ha recordado que tras el incidente del socavón un arquitecto "reconocido y controvertido" advirtió de que no podría dormir tranquilo durante el transcurso de las obras. "No hemos tenido miedo. Hemos hecho las cosas bien y hoy el Carmel, La Teixonera y El Coll tienen su Metro", ha remarcado.

El conseller ha agradecido también a los vecinos la paciencia "soportada durante cinco años tras los problemas que han tenido".

Hereu ha expuesto que los vecinos han dado una lección de "voluntad colectiva" que, si no ceja en su empeño, consigue lo que necesita. Además, ha explicado que guarda todos los billetes inaugurales de estaciones de Metro: "Éste lo guardaré siempre en el corazón".

El incidente tuvo lugar el 27 de enero de 2005 un edificio situado en el número 12 de la calle Calafell en el barrio del Carmel de Barcelona se derrumbó a consecuencia de las obras de ampliación de la Línea 5 del Metro. El derrumbe no provocó heridos, ya que el inmueble estaba vacío.

Montilla valoró que después de años de "trabajo, paciencia, e ilusión; después de una accidente que, pese a no causar víctimas fue un duro golpe psicológico" la situación se supo resolver de forma "eficiente y satisfactoria".

Para el presidente, los vecino del Carmel han demostrado tener una gran personalidad, "forjada en mil batallas por la dignidad", ha dicho refiriéndose a su persistencia en conseguir que este transporte llegara a un barrio "con una orografía y una estructura urbana que dificultaban el acceso".

Las obras del nuevo recorrido, con una longitud de 2,2 kilómetros, han comportado una inversión de 320 millones de euros. 104 correspondieron a la primera fase previa al derrumbe, y 216 a los trabajos que tuvieron lugar cuando se retomaron las obras.

LAS NUEVAS ESTACIONES

La orografía a la que ha hecho referencia Montilla ha obligado a que la estación de Vall d'Hebrón se excave a una profundidad de 42 metros, para acceder a los andenes hay que hacer uso de 6 escaleras mecánicas.

Aún más profunda, la estación de El Coll/La Teixonera, alcanza los 74 metros de profundidad. Para recorrerlos se utilizan unos ascensores --los más rápidos de la red de metro-- que dan acceso a un pasillo que comunica con los andenes.

Si bien la parada de El Carmel no destaca por su profundidad, sí lo hace por la estructura de la entrada de su acceso principal, en la Plaza Pastrana, que forma parte de la obra arquitectónica llevada a cabo por los arquitectos Manel Sánchez y Dolors Piulachs.

Además, siguiendo el margen de las escaleras mecánicas de las estaciones se muestra la obra de Antoni Abad, una suerte de cinta métrica que titula 'Medidas Urgentes' y permite leer diversos mensajes que instan a tomarse "un minuto" para llevar a cabo diversas acciones.

Una de las asignaturas pendientes de estos recorridos suburbanos es la falta de cobertura en pasillos, andenes, y convoyes, algo que TMB tendrá que pactar con las compañías telefónicas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies