Delegación del Gobierno niega las acusaciones del opositor CPM sobre la frontera entre Melilla y Marruecos

Publicado 18/03/2018 18:30:27CET

Desmiente que policías marroquíes gestionaran el paso fronterizo español y sostiene que "existe entrada diferenciada para ciudadanos UE y extracomunitarios en Beni-Enzar"

MELILLA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Delegación del Gobierno en Melilla ha rechazado las críticas del presidente de Coalición por Melilla (CPM), Mustafa Aberchán, que ha denunciado que cientos de personas quedaron atrapadas en la frontera entre Melilla y Marruecos, al asegurar que "existe entrada diferenciada para ciudadanos UE y extracomunitarios en Beni-Enzar", y negar que policías marroquíes gestionaran el paso fronterizo español.

A través de un comunicado de prensa, la institución que preside Abdelmalik El Barkani ha señalado que en ningún caso la policía marroquí mantuvo cerrada la puerta de acceso peatonal a Beni-Enzar o gestionara de algún modo la frontera española. "Los agentes del vecino país actúan siempre desde el lado marroquí y colaboran en la difícil gestión de los accesos a nuestra ciudad", ha precisado.

Asimismo, ha dicho que el tapón de acceso que se formó el sábado en el puesto fronterizo de Beni-Enzar "es consecuencia de la aglomeración de un importante número de personas que pretendían acceder en ese momento y al carácter internacional de nuestra frontera y, por tanto, de la necesidad de realizar un control en aras a preservar la seguridad interior en nuestra ciudad".

En este sentido, ha recordado que "seguimos en estado de alerta 4 reforzado y que, por muy ágiles que se pretendan los controles, es impepinable que exijan un mínimo de tiempo para comprobar la documentación de quienes pretenden acceder a Melilla".

De igual modo, sobre los tres únicos funcionarios policiales que estaban a cargo del control documental que ha criticado el líder de la oposición, ha apuntado que "no eran ni mucho menos los únicos que prestaban servicio el sábado en la frontera de Beni-Enzar. Sí eran, por el contrario, los que, a pie de entrada en la frontera, realizaban el control documental; lo que, al efectuarse mediante tres puestos, permitió agilizar la entrada peatonal", ha indicado.

CIERRES FRONTERIZOS

La Delegación ha recalcado además que "es absolutamente incierto que, una vez se accede al puesto fronterizo, no exista diferenciación entre accesos para ciudadanos de la Unión Europea y accesos para extracomunitarios".

En este punto, ha asegurado que "los comunitarios siguen recto, una vez acceden, y el resto se desvía a la derecha".

La institución, al tiempo que ha afirmado que "tampoco es cierto que Farhana se encontrara cerrada ayer tarde", asegurando que la frontera de Farhana funcionó con normalidad a lo largo de todo el día, sí ha admitido que durante "un período de diez minutos alrededor de las 16,00 horas" tuvo que cerrarse por aglomeración de porteadores y en evitación de avalanchas o problemas de mayor calado.

Asimismo, ha reconocido que la frontera de Barrio Chino "sí se cerró durante toda la tarde, por extrema aglomeración de personas en el lado marroquí y en aras a evitar igualmente posibles avalanchas".

En este punto, la Delegación del Gobierno ha querido subrayar "una vez más que nuestras fronteras lo son con un país extracomunitario como es Marruecos, y que el control mínimo de los accesos resulta imposible de obviar".

COMPRENDER LAS COLAS

Por ello, ha pedido comprensión y paciencia a quienes puedan encontrarse colas en los accesos a Melilla, "puesto que no hay otra opción que aguardar el debido orden para poder establecer los lógicos turnos de entrada que, obligatoriamente, deben producirse uno detrás de otro".

La institución también ha respondido a las manifestaciones de Aberchán en las que asegura que, mientras en el control del aeropuerto de Barajas sí hay diferenciación entre pasajeros comunitarios y extracomunitarios en los controles, en la frontera de Melilla ello no se da.

"Querer comparar nuestra frontera --ha señalado la entidad que dirige Abdelmalik El Barkani-- con los accesos de entrada de pasajeros a Barajas, una vez se accede tras un vuelo a territorio español, es una falacia, porque hablamos de situaciones incomparables y olvidamos que Barajas es una frontera interior".

Aun así, ha querido dejar claro que "no por ello se dejan de producir obligadas colas en los accesos a todo control documental y de seguridad en aeropuertos que, lógicamente, requieren un tiempo mínimo para llevarlos a cabo y que, en consecuencia, exigen guardar turno con la consiguiente espera".

IRRESPONSABILIDAD

Por otro lado, ha señalado que "alentar la protesta desde la falsa idea de que los accesos a Melilla son comparables al acceso expedito a cualquier recinto, es ante todo una irresponsabilidad en base a una comparación tan errónea como imposible".

En este sentido, ha añadido que "es lógico que se demande una frontera fluida, pero siempre dentro de un orden y sin olvidar que resulta obligado llevar a cabo el debido control documental y de seguridad de cuantos acceden a nuestra ciudad".

Lo contrario --ha proseguido en su comunicado-- "sería incurrir en una grave negligencia y un riesgo extremo que ni esta Delegación del Gobierno ni las fuerzas policiales están dispuestos a asumir a pesar de la manipulación, tergiversación o campañas partidistas de opinión que algunas voces interesadas y algunas fuerzas políticas muy concretas se empeñen en llevar a cabo".

Por último, la Delegación del Gobierno ha aseverado que "por nuestra parte seguiremos trabajando para conseguir mejorar el funcionamiento de los distintos pasos fronterizos desde el convencimiento de que redundan en beneficio de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Lejos quedan ya las imágenes de ese mismo paso fronterizo en el que el caos campaba a sus anchas", ha concluido.