Detienen en Ceuta a dos menores acusados de asaltar un autobús con la réplica de un fusil y gas lacrimógeno

Réplica de fusil usado en Ceuta para ataque a un autobús
POLICÍA
Actualizado 19/03/2018 13:52:25 CET

CEUTA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Ceuta han detenido durante la madrugada de este lunes a dos menores de edad como presuntos autores del asalto que ayer a primera hora de la tarde sufrió un autobús urbano a su paso por la barriada periférica del Príncipe Alfonso.

Uno de ellos se encontraba en una parada y, cuando iba a pagar el billete, sacó un espray con gas lacrimógeno que roció por el interior del vehículo, en el que viajaban su conductor y una pasajera, que posteriormente tuvieron que recibir asistencia sanitaria con "irritación en los ojos, lagrimas, ceguera parcial, acaloramiento y dificultad para respirar".

Según el relato policial, "aprovechando la confusión" el otro arrestado se subió al autobús con un arma larga que resultó ser una réplica de un fusil de asalto que les ha sido intervenida y encañonó al piloto exigiéndole que le entregase "todo".

En ese momento el conductor intentó arrebatar el bote de gas que portaba el otro asaltante, esparciendo de nuevo su contenido, momento en el que los delincuentes huyeron a la carrera.

El piloto cerró inmediatamente puertas y ventanillas para evitar que volviesen a entrar de nuevo a pesar de que le intimidaron "en dos ocasiones" desde el exterior.

Los dos arrestados están acusados de presuntos delitos de robo con violencia, intimidación en grado de tentativa y lesiones menos graves.

A última hora de la tarde, a las 21.30 horas y en otra parada ubicada en la misma barriada cuatro jóvenes encapuchados atacaron otro autobús del servicio de transporte urbano de pasajeros que presta la empresa 'Hadu-Almadraba'.

De los tres que entraron al vehículo mientras otro bloqueaba su puerta uno portaba un arma corta tipo pistola, otro un hacha de cocina y el tercero "un destornillador de grandes dimensiones".

Según ha detallado la Jefatura en una nota a los medios, con sus armas golpearon distintas partes del autobús "para intimidar al conductor" y que les entregase su recaudación.

Los asaltantes llegaron a 'montar la pistola', es decir, a introducir un cartucho en la recámara y prepararla para disparar. Con el arma así dispuesta "intimidaron" también a los siete pasajeros que en ese momento se encontraban en el vehículo.