Alumnos a décimas de la perfección. Estos son "los mejores de la clase" de la UPV

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Alumnos a décimas de la perfección. Estos son "los mejores de la clase" de la UPV

Albert Duato y Blanca Medina
ROBERTO_ROCA_HURTUNA_ESPACIO_FOTOGRA
Publicado 26/10/2016 14:10:10CET

VALENCIA, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Universitat Politècnica de València (UPV) ha entregado sus Premios a los Mejores Expedientes a más de 211 alumnos que han logrado excelentes calificaciones académicas. Entre ellos figura, por ejemplo, el caso de Albert Duato, hijo de José Duato --Premio Jaume I de Nuevas Tecnologías-- que ha terminado el Grado en Ingeniería Informática con un 9,9, "a tan solo una décima de la perfección".

El paraninfo de la UPV acogió la ceremonia de entrega de diplomas con los que la institución académica reconoce el esfuerzo de los estudiantes que destacan por sus calificaciones académicas. En total, se concedieron 211 diplomas, correspondientes a los mejores expedientes de admisión, de cada curso universitario y a los mejores titulados.

Entre los premiados, destaca la Politècnica, "figuran casos impresionantes", como el de Albert Duato, un titulado excepcional con una nota media en la carrera de 9,9. Albert, premio Extraordinario de la UPV, es hijo del investigador José Duato, que recibió el galardón Jaume I de Nuevas Tecnologías 2006. En su casa lo excepcional es habitual: su hermano mayor, Josep, que estudió veterinaria, obtuvo el Premio Nacional de Fin de Carrera.

Esta es la cuarta vez que Albert sube al estrado a recoger su diploma. Los ha conseguido todos desde que entró en la UPV a cursar el Grado en Ingeniería Informática. Como pasa a veces en estos casos, explica la universidad en un comunicado, Albert da la falsa impresión de que todo ha sido fácil. "Se consigue con constancia. Es un asunto de continuidad, de trabajar hasta lograr los resultados." Y enseguida, aclara. "No me he dedicado en cuerpo y alma a los estudios. He hecho deporte, he salido con los amigos. No tengo una afición particular, pero me gusta pasarlo bien", afirma el joven.

Albert recuerda algún trago (un examen interminable de segundo, una larga lista de preguntas que casi nadie pudo acabar) y muchas alegrías. Y sobre todo la satisfacción de ver cumplidas con creces sus expectativas. "Esforzarme en la carrera me ha servido para encontrar un puesto de trabajo inmediatamente -en el Instituto Universitario Mixto de Tecnología de Informática-. Y el placer indescriptible de hacer lo que me gusta cada día".

Otro expediente impecable es el de Blanca Medina, que ha conseguido un 8,3 de media en las asignaturas del tercer curso del Grado en Arquitectura. Para ella, es la primera vez que asiste a la entrega y está nerviosa. El secreto, en su opinión, está en llevarlo todo al día.

"NO HAY UN TRUCO INFALIBLE"

"No hay un truco infalible. Se trata de sentarse en primera fila, aprovechar las tutorías, sacarle partido a los trabajos en grupo. Siempre hay algo que te encaja más y algo que te va menos. Lo importante es no descuidar nada"- Y sobre su trayectoria, añade: "Es fundamental que disfrutes con lo que haces. A mí me encantaban las asignaturas de primero (Dibujo y Dibujo Técnico) y ahora me lo paso muy bien con el proyecto", manifiesta.

Y como ellos, hay muchos más casos: Diego Peñarrubia (un 13,9 de nota de admisión en el Grado en Ingeniería Aeroespacial); Carlos Pérez Fuentes (un 9,9 en primero del Grado en Ingeniería Civil); Jordi Llopis (9,4 en segundo del Grado en Ingeniería Biomédica); Carlos Pesudo (un 10 en tercero del Grado en Bellas Artes); Óscar Erades (un 10 en cuarto del Grado en Ingeniería Informática) o Ainhoa Cháfer (un 9,6 de media en la titulación de Grado en Ingeniería Aeroespacial).

El acto de entrega es una celebración muy emotiva para los estudiantes y para las familias. El rector de la UPV, Francisco Mora, se dirigió a ellos para expresarles: "Vosotros sois nuestros universitarios de honor. Espero que siempre lo sintáis así. Os animo a mantener la pasión, la curiosidad y el coraje que habéis demostrado. Recordad que las cosas no suceden por sí mismas y que el esfuerzo siempre compensa". Y, en un tono distinto agregó: "Una familia nunca escatima en educación. Una sociedad tampoco debería hacerlo".

Los premios a los mejores expedientes se convocaron por primera vez en el año 2007, y en aquel entonces tenían dotación económica. En 2012, se tomó la decisión de destinar este presupuesto a aumentar las Ayudas por Causa Sobrevenida, un programa propio de la UPV, porque se detectó que había aumentado en gran número el total de estudiantes que pasaban por dificultades económicas que podían comprometer la continuidad de sus estudios. Y los alumnos con mejores expedientes apoyaron la medida.

En la actualidad, los premios se conceden de forma automática de acuerdo con la información que consta en las bases de datos de la UPV, sin que los alumnos tengan que completar ninguna solicitud. Y consisten en un diploma acreditativo para las tres mejores notas de cada curso -de primero a quinto, incluidas las notas de acceso a la universidad- y en una mención con efectos exclusivamente académicos en el expediente del estudiante. Para ellos, esta mención es muy valiosa, porque les abre las puertas a grandes oportunidades en el mundo profesional.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies