Migrantes del Aquarius descansan en espacios habilitados de Cruz Roja con el apoyo de 200 profesionales y voluntarios

Np Fotos Cruz Roja Atiende En Las Primeras Horas De Las Personas Llegadas En El
CRUZ ROJA
Publicado 18/06/2018 20:30:53CET

VALÈNCIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 profesionales y voluntarios de Cruz Roja apoyan desde el domingo la acogida de los migrantes del Aquarius que desembarcaron en València. Las personas que no se encuentran ingresadas han pasado su primera noche en los diferentes recursos habilitados, entre los que destaca un albergue provisional en la provincia de Valencia con capacidad para 500 personas, entre adultos y familias.

La portavoz de Cruz Roja presente este lunes en el albergue, Lorena Berzosa, ha detallado que empezaron a llegar este pasado domingo al recinto, "donde encontraron una cama, cena, se pudieron duchar y descansar después del día tan duro que tuvieron".

Este centro cuenta con el apoyo de más de setenta voluntarios que prestan estos días, junto al personal técnico, labores de avituallamiento (alimentación y cobertura de necesidades básicas) y acompañamiento a las personas, ha explicado Cruz Roja en un comunicado. Los traductores y el personal de la Generalitat continúan prestando apoyo a las personas migrantes.

"Hemos traído juguetes desde Cruz Roja para los más pequeños, para hacer su estancia estos días más llevadera, y esta mañana hasta algunas personas se han animado a jugar al basket", ha apuntado.

Grupos especialistas en psicología, trabajo social, educación social, monitores socioculturales y personal sanitario, entre otros perfiles, trabajan intensamente desde el domingo para proporcionar asistencia a través de los diferentes recursos habilitados en diferentes puntos de la Comunitat.

113 MENORES NO ACOMPAÑADOS EN ALICANTE

Los menores no acompañados se encuentran haciendo uso de los recursos dispuestos en las provincias de Castellón y Alicante. La mayoría de éstos, 113, se halla en Alicante, donde más de sesenta voluntarios y especialistas de diferentes perfiles,¡ atienden a estos jóvenes en su proceso de acogida. En la provincia de Castellón más de treinta profesionales y voluntarios apoyan a otros trece menores.

Uno de los intervinientes con menores, Pablo Valero, ha avanzado que en breve se dispondrá de un grupo de apoyo psicosocial y ocio y tiempo libre en funcionamiento y se podrá empezar a trabajar más con ellos en su integración.

"En estos momentos están un poco nerviosos y desubicados. Por un lado están felices y contentos porque ya ven luz a este viaje que llevan haciendo tanto tiempo y, por otro, están cansados y ubicándose en un sitio totalmente nuevo y diferente", ha concluido Valero.

Las personas llegadas a València proceden de más de treinta nacionalidades diferentes. Las de mayor prevalencia son Nigeria, Sudán, Eritrea y Argelia.

CRUZ ROJA

Cruz Roja está incrementando su intervención con personas refugiadas, dentro y fuera de nuestro país. En España, el objetivo principal de la intervención es la acogida e integración de las personas solicitantes de asilo en nuestra sociedad.

La representante del Programa de Refugiados de Cruz Roja Española Cristina Domínguez ha destacado que la institución cuenta actualmente con 2.507 plazas de acogida en 46 provincias, "siendo el porcentaje de ocupación de más de un 90%" y que "se espera poder ampliar esta red hasta las 2.562 plazas".

Cruz Roja Española es una de las organizaciones que participan en la gestión del programa de acogida a personas solicitantes de protección internacional en España, financiado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. La intervención consta de varias fases que cubren desde la primera acogida hasta la integración y la autonomía de los participantes, con una duración de 18 a 24 meses.

Para ello, diseña itinerarios personalizados de inserción socio laboral que cubren todas las necesidades básicas de los refugiados y solicitantes de Protección Internacional, ofreciéndoles, entre otros, servicios de apoyo jurídico, psicológico, traducción e interpretación, aprendizaje del idioma, ayudas económicas, formación, orientación e intermediación laboral.

Otra de las necesidades que tiene actualmente la organización humanitaria es el de poder disponer de voluntariado capacitado para enseñar el idioma a las personas refugiadas y, también, poder contar con pisos de alquiler para estas personas que huyen de la guerra o de la persecución.