PSPV denuncia que el Ayuntamiento no ve necesaria una piscina cubierta para 5 barrios de Poblados Marítimos

Actualizado 07/07/2015 22:13:37 CET

VALENCIA, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El concejal socialista en el Ayuntamiento de Valencia Vicent Sarrià ha denunciado este lunes que el consistorio considera que "no existe carencia de instalaciones deportivas en los barrios del distrito marítimo", tal como se desprende de la contestación remitida por el concejal Alfonso Novo a la propuesta socialista presentada en la Comisión de Urbanismo pidiendo que se retomara el proyecto de piscinas públicas previsto en el solar de la calle Eugenia Viñes, en cuyo solar fracasó la "ocurrencia" de la alcaldesa, Rita Barberá, de ubicar una Villa Termal.

Sarrià ha lamentado en un comunicado que "se trata de un insulto a los 60.000 vecinos de los cinco barrios de los poblados marítimos, que no disponen de ninguna piscina cubierta, y a los que la Alcaldesa recomienda acudir a las de otros barrios como la de Trafalgar; Ayora o a la Universidad politécnica".

La alcaldesa, ha señalado Sarrià, "ha gastado más de 35 millones de euros en comprar casas del Cabanyal para su derribo, lo que supone un despilfarro de los recursos públicos intolerable, vez de rehabilitar el barrio o programar equipamientos públicos para los poblados marítimos.

Tal como ha recordado Sarrià, en el solar municipal frente a la Marina de Valencia, se programó un complejo de piscinas olímpicas, cuyo proyecto fue redactado por el arquitecto José María Tomás en el año 2004, que costó más de un millón de euros, con piscina olímpica cubierta de 50 metros; gimnasio, cafetería y otras instalaciones complementarias, así como un aparcamiento de 413 plazas, y que fue finalmente descartado.

En marzo de 2011, tras la aprobación del nuevo proyecto la alcaldesa lo presentó como la Villa Termal de Valencia que "pretende que la ciudad pueda disponer de una piscina olímpica de agua caliente, junto con un disfrute a mayor escala de las aguas que tiene en su subsuelo".

Además, dijo que estas aguas eran "un recurso único que permitiría situar Valencia como destino turístico termal internacional y dotar a la ciudadanía de un servicio público de calidad, relacionado con el uso recreativo y el bienestar".

A principios de marzo, se resolvió el contrato de adjudicación a Mibor Urbana SL a petición de la mercantil, por encontrarse inmersa en un proceso judicial por concurso voluntario ordinario de acreedores, fracasando así el proyecto de villa Termal de la alcaldesa.

Para el concejal socialista, Vicent Sarrià, es necesario volver a la situación inicial de la que no se debería haber salido, y mantener el solar para equipamiento público para los vecinos, programándose una piscina cubierta y otras instalaciones deportivas de uso público, con un proyecto más asequible pero que cumpla la función social para los 60.000 vecinos de los poblados marítimos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies