Sánchez (Cs) ve en la Comunitat "los gérmenes" del nacionalismo de la Cataluña de los 80 y aboga por ponerle freno

Mari Carmen Sánchez durante la entrevista
CS
Actualizado 10/03/2018 11:32:36 CET

Critica la gestión "improvisada" del Consell: "Si hay más empresas en la Comunitat tendríamos que darle las gracias al señor Puigdemont"

VALÈNCIA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La síndica de Cs en Les Corts Valencianes, Mari Carmen Sánchez, ha considerado que en la Comunitat se están viendo cómo se asientan "los primeros gérmenes" del nacionalismo que se vivió en la Cataluña de los años 80 en la educación y en la cuestión lingüística al exigir el valenciano a los funcionarios.

Por ello, ha advertido de que si no se pone freno "desde la mayor sensatez, la crítica constructiva" y con políticas, "en la Comunitat nos podemos encontrar con los niveles de independentismo" de Cataluña que no le están llevando "a nada bueno". "Yo no quiero eso mi comunidad", ha subrayado para insistir en que desde Cs seguirán luchando para que en la Comunitat "exista libertad y transparencia a la hora de contar nuestras raíces y de expresarnos como queramos".

Sánchez se ha pronunciado en estos términos en una entrevista a Europa Press, en la que ha señalado que al entrar Compromís en el gobierno autonómico, la parte del Bloc -formación integrada en la coalición- "vela por esa independencia de la Comunitat", como, a su juicio, demuestran algunas manifestaciones del conseller de Educación, Vicent Marzà.

"Vemos con preocupación discursos como 'Madrid nos roba' porque con ese discurso victimista que tenía Cataluña hace unas décadas poco vamos a conseguir", ha considerado para insistir en que no se puede seguir insultando al Estado porque, así, "no se consigue nada" y ha puntualizado que lo que hay que favorecer es "las negociaciones y el diálogo bilateral" con el Ejecutivo Central.

"EL CONSELL SOLO HACE POLÍTICA DE TITULARES"

Asimismo, ha criticado la actuación "improvisada" del Consell de Ximo Puig que "lo único que hace es política de titulares" porque "su gestión es prácticamente inexistente" y los principales problemas de los valencianos "siguen siendo los temas que dan estabilidad y garantizan un Estado del Bienestar".

Ha señalado que el tiempo a Puig se le está acabando y sigue echando en falta "libertad en la educación" y medidas para evitar que siga habiendo "niños en barracones, listas de espera en sanidad y empleo que no se fomenta". "Si hay más empresas en la Comunitat casi que tendríamos que darle las gracias al señor (Carles) Puigdemont", ha manifestado.

BALANCE COMO SÍNDICA

Cuando se cumplen once meses desde que fuera elegida portavoz de la formación naranja en el parlamento valenciano, tras ser relevado Alexis Marí, ha reconocido que cuando llegó se encontró un grupo "que estaba desorganizado y dividido", por lo que fue "un gran reto unir y sacar adelante propuestas". "Ha sido de las experiencias más enriquecedoras no solo por el desarrollo personal, sino también del grupo. No me arrepiento en ningún momento de haber aceptado el reto", ha señalado.

Ha explicado que su principal objetivo fue "resetear y hacer borrón y cuenta nueva" en el grupo parlamentario y "establecer las nuevas directrices de lo que era trabajar en grupo" para "formar una familia". "A día de hoy y echando la vista atrás podemos decir bien orgullosos que ese trabajo en conjunto está dando propuestas muy sensatas y enriquecedoras para la Comunitat", ha enfatizado.

No considera que sus iniciativas sean "una copia" de las del PP, como los 'populares' les han acusado, porque para Cs esta formación "no es referencia en absolutamente nada". "Tenemos muy clara nuestra hoja de ruta y los pilares sobre los que asentamos nuestra política", ha subrayado para incidir en que "Cs ha venido para trabajar al servicio de la ciudadanía" y es "una apuesta para 2019 sensata y que ha venido para quedarse y con ganas de cambiar la Comunitat para bien".

Por ello, no considera que la semejanza en ciertos discursos pueda perjudicarles porque pese a defender "cosas muy parecidas" existen "grandes diferencias" entre ambas formaciones. "Ellos utilizan la justicia para poner freno a aquello que no tienen el valor de frenar con medidas políticas. Nosotros jamás judicializaremos la política", ha señalado.

Ha reivindicado que su Cs es "un partido de centro por más que la gente se empeñe en escorarlo a la izquierda o a la derecha" y siempre que les llegue una propuesta, sea del Consell o del PPCV, "se tapa el logo del partido y lo que se hace es analizarla". "No tenemos ningún tipo de problema en apoyar una medida que viene de Compromís o del PPCV siempre y cuando sea realizable, sensata y que vaya a mejorar la calidad vida valencianos", ha manifestado.

FINANCIACIÓN Y CORREDOR MEDITARRÁNEO

Sánchez ha reivindicado que tanto en la Comunitat como "en Madrid, seguirán defendiendo la necesidad de una financiación "justa" para los valencianos y para que el Corredor Mediterráneo, una estructura "vital", ha puntualizado, tenga "más fondos" y los que se destinen en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) "se ejecuten.

"Hemos dicho por activa y por pasiva que para nosotros el tema de la financiación es vital, pero el PP está muy cómodo en el gobierno y piensa que es invencible", ha señalado. En este punto, ha afirmado que el líder de su partido, Albert Rivera, ya ha avisado al Ejecutivo central de que si sigue "en esa tesitura de saltarse a la torera el pacto de investidura, igual habrá que revisar el voto a favor de los PGE porque no todo vale y cuando uno hace un pacto hay que respetarse".

De hecho, ha aseverado que desde Cs en la Comunitat ya se ha reclamado al partido en Madrid mayores inversiones para la Comunitat en las cuentas del Estado para 2018. "Los compañeros de Madrid están al 100% con nosotros, pero tampoco podemos participar del brindis al sol", ha señalado.