García Montero priorizará "tratar dignamente" los derechos de los trabajadores de los centros del Cervantes

Luis García Montero.
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 27/07/2018 13:51:52 CET

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El nuevo director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha asegurado que su prioridad será la de "tratar dignamente" los derechos laborales de los trabajadores de los centros de la institución no solo por España, sino en distintas partes del mundo.

El Cervantes cuenta con 87 centros distribuidos en 44 países por los cinco continentes y dos sedes más en España, situadas en Madrid y Alcalá de Henares. García Montero ha señalado en una entrevista en RNE recogida por Europa Press a centros como los de Brasil o África y en general centros en "los que no entran solo la legislación española, sino del país en el que están".

"Los trabajadores me han señalado los problemas normales de estar en el exterior, vivir tan lejos con la familia genera problemas humanos y esa es mi preocupación. La experiencia que tengo en la universidad es que se ha conseguido mantener la dignidad del empleo público gracias a la vocación", ha apuntado.

Por otro lado, García Montero ha reiterado su intención de conseguir un mayor presupuesto para la institución. Según ha desvelado, el Ministerio de Exteriores ha pedido un aumento del presupuesto de cooperación, hasta 400 millones de euros más, de los que el directivo tratará de conseguir "un pellizquito". "Intentaré que nos llegue algo", ha anunciado.

El poeta, que tendrá el acto de toma de posesión del cargo el próximo 1 de agosto, también ha reclamado "un mayor apoyo" para el español en Europa. "Los ingleses han votado por la separación y a lo mejor tenemos que decir que la enseñanza del español en Europa tiene que tener mayor apoyo. Somos la primera lengua de la UE", ha añadido.

Por último, ha vuelto a hablar del lenguaje inclusivo y el informe encargado a la RAE para la Constitución. Como escritor, tengo claro que el lenguaje es patrimonio del hablante y quien no sea capaz de comprender esto, está equivocado: el lenguaje no es de la RAE ni de las autoridades políticas", ha concluido.

Contador