Benzema: "No necesito leer la prensa para saber que he hecho un partido malo"

Benzema celebra su gol contra el Alavés con Cristiano Ronaldo
Reuters - Archivo
Publicado 17/04/2018 14:36:12CET

"Lo que no me gusta es que me ataquen cuando juego bien, por el equipo, aunque no marque"

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El delantero francés del Real Madrid, Karim Benzema, tiene claro que no necesita "leer la prensa" para saber cuándo ha jugado mal y que siempre se critica "a los grandes jugadores" porque venden más periódicos, asegurando que parece que ahora él y Gareth Bale son "malos", y confiesa que se dio "cuenta" de que tenía que ser más disciplinado si no se quería volver a Francia antes de tiempo.

"No leo nada, mi familia sí. No es que me dé igual que hablen mal de mí, pero yo soy justo. Cuando hago un partido malo, no necesito leer la prensa para saberlo. Lo que no me gusta es que me ataquen cuando juego bien, por el equipo, aunque no marque", admite Benzema en una entrevista a la revista 'Vanity Fair', cuyo número de mayo se publica este miércoles.

El francés tiene claro que "sólo" piensa "en el fútbol" y en su "familia" y que juegan "para esa gente" que sabe que "valora" lo que hace. "Los que van al estadio a pitar, pitan. No voy a cambiarlos", zanja, dejando claro que "la grada es la grada y es parte del fútbol". "A los grandes jugadores siempre nos critican, vendemos periódicos", advierte.

"En el campo pienso mucho. Es como si tuviera un ordenador en la cabeza, antes de tocar el balón necesito ver qué pueden hacer los otros", remarca el '9'. "Juego para ayudar a mis compañeros siempre y para ganarlo todo. Si veo que puedo pasar para que otro marque, lo hago; si creo que puedo hacerlo, tiro. Me da igual que mi nombre esté siempre en los periódicos, eso no significa nada. Cuando juego, corro, toco el balón. En mi vida me gusta darlo todo para que la gente se sienta bien", añade al respecto.

El atacante considera que "no hay talento innato sin disciplina". "Yo tengo ambos. A los 23 años, en Madrid, me di cuenta de que si no me disciplinaba me tendría que volver a Francia", recuerda un Benzema al que le costó adaptarse a Madrid, una ciudad que le resultaba "demasiado grande" en comparación de Lyon, de donde venía. "Estar solo aquí fue muy difícil. No hablaba nada de castellano y apenas salía del hotel", confiesa.

Sobre su fichaje, el madridista indica que su agente o su padre le llamaron para decirle que Florentino Pérez había ido a Lyon a verle. "Fue un sueño encontrarme con un hombre como él. Tranquilo, muy simpático. Me preguntó si quería jugar en el Real Madrid y le contesté que sí. Le di mi palabra y ya está", subraya.

Benzema forma parte ahora de una 'BBC' algo alicaída por la falta de gol del delantero y el discreto momento de Gareth Bale. "Mucha gente olvida las cosas en seis meses o en un año. Bale y yo fuimos la delantera más rápida y goleadora del mundo y ahora resulta que somos malos, pero en un club como el Real Madrid es lo habitual. Pero con Bale y con Cristiano he vivido unos años muy bonitos y me gustaría pasar a la historia por haber formado parte de la 'BBC'", remarca.

El de Lyon también resalta que lleva 13 años "sometido a una presión constante". "Y más aquí, en el Real Madrid, que es el mejor club del mundo. No puedes marcar distancias. Vas a la compra, la gente te habla. Vas a echar gasolina, la gente te aborda. Vas a Valdebebas, la gente te espera. Vives bajo presión", ahonda.

"Me da igual ser famoso. Si no fuera por mis amigos, que me dicen 'Cálmate', haría todo lo que se me pasa por la cabeza. No soy un robot. Me encanta la música y si voy a un concierto, me mezclo entre el público. No me gustan las salas VIP. Iría a festivales, aunque de momento no puedo", agrega el delantero.

"FLORENTINO ES COMO DE LA FAMILIA"

En el Real Madrid, son "todos amigos", aunque aclara que "de trabajo". "No puedo decir que salgamos a cenar", puntualiza el futbolista que cuando ejerce de capitán no lo es "al estilo de Sergio Ramos". "Puedo ayudar muchísimo en el campo, que es donde los jóvenes pueden entenderse con los veteranos", detalla, al tiempo que no duda en decir que cuando se le acercan sus 'fans' siente "lo mismo" que cuando era niño "con Ronaldo".

Sobre la selección francesa, Benzema declara que "hace tiempo" que no habla con Didier Deschamps, que no le convoca desde el polémico asunto con el vídeo de contenido sexual que implicaba a su compañero Matthieu Valbuena. "Ya tengo 30 años y dos hijos, ¿cómo voy a llamar al entrenador? Estoy tranquilo aquí, si me necesitan ya saben dónde estoy", apunta de cara a un Mundial de Rusia que se perderá con casi total seguridad.

Para el francés, aquel escándalo en "un asunto político", sobre todo cuando Manuel Valls, por entonces Primer Ministro del país, entró en el tema diciendo que el futbolista no tenía cabida en la selección si no era "ejemplar".

Ese asunto le costó también un breve paso por la cárcel. "Regresé a Madrid muy triste. Florentino (Pérez) me esperó en Valdebebas para hablar conmigo y me dio todo su cariño. Fue muy positivo para mí", agradece, remarcando que el presidente del club es "como de la familia" y que está con él "en los momentos buenos y en los malos", mientras que con Zidane su relación es "distinta".

Finalmente, a nivel personal, el francés, que es "reservado" cuando no conoce "a la gente" y que reza el Corán antes de salir al campo porque se siente "bien y no por una cuestión de religión", reconoce que "dejar de comer todo" lo que le gusta ha sido "el mayor sacrificio" que ha tenido que hacer y que ha tenido que renunciar "a la fiesta y a salir" para poder triunfar, aunque no lo echa "de menos".

Contador