La ampliación del metro de Río de Janeiro no llegará a tiempo para los Juegos Olímpicos

Metro Mangueira, en Río de Janeiro
REUTERS
Publicado 28/01/2015 17:17:03CET

RÍO DE JANEIRO, 28 Ene. (Notimérica/EP) -

La ampliación de la red de metro de Río de Janeiro es la principal obra de infraestructura ligada a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016, pero está sufriendo importantes retrasos y las autoridades prevén que, en el mejor de los casos, los trenes lleguen a la fecha clave en fase de pruebas.

La línea 4 tendrá seis estaciones a lo largo de 16 kilómetros, y conectará el centro y la playa de Ipanema, en la zona sur de la ciudad, con Barra de Tijuca, donde se está construyendo el parque olímpico que recibirá la mayoría de disciplinas.

El metro es una infraestructura básica para transportar atletas y visitantes. En la actualidad, ir en autobús o taxi desde el centro hasta el futuro parque olímpico puede suponer entre una y tres horas dependiendo del tráfico, mientras que en metro se prevé que el trayecto sea de 13 minutos.

El compromiso inicial era que la nueva línea de metro se inaugurase en el primer semestre de 2016, pero diversos contratiempos han retrasado las obras hasta el punto de que el calendario actual contempla que el metro funcione en agosto de 2016, pero en fase de pruebas y fuera de las horas punta, según apunta el portal de noticias 'Uol'.

Los problemas se acumulan desde mayo del año pasado, cuando apareció un socavón y varias grietas en edificios del barrio de Ipanema, lo que obligó a parar la tuneladora varias semanas. Hace un par de semanas se produjo en la misma zona un vertido de cemento que obligó a cortar las calles al tráfico.

Hace unos días, el secretario estatal de Transportes, Carlos Roberto Osório, ya anunció que el ramal de la estación de Gávea, que se construirá cerca de la laguna Rodrigo de Freitas, no estará listo hasta diciembre de 2016 --seis meses después de los Juegos-- porque ha habido "cambios en el proyecto original".

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, suele remarcar que los de Río serán "los Juegos del legado", pero las autoridades están incumpliendo algunas de las promesas más importantes.

Recientemente el Gobierno del Estado admitió públicamente que la bahía de Guanabara, donde se celebrarán las pruebas de vela, no estará limpia a tiempo y recibirá a los atletas tal y como está ahora, con las aguas gravemente contaminadas.