Cerca del 90% de las muertes en carretera se producen en países pobres o en desarrollo

Contador
Atasco, coches
EUROPA PRESS
Publicado 11/01/2018 19:10:38CET

   TEPIC, MÉXICO, 11 Ene. (Fundación Thomson Reuters/EP) -

   Cerca del 90 por ciento de los accidentes de tráfico ocurren en países de ingresos medios o bajos, según un informe del World Resources Institute (WRI) y el Banco Mundial que se publica este jueves, 11 de enero.

   Además, son los niños y los jóvenes de estos países particularmente vulnerables, ya que los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los niños de entre 10 y 19 años en los países que se encuentran en desarrollo, mientras que a nivel mundial, los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los de 15 a 29 años.

   Las lesiones y muertes en las carreteras también tienen un alto coste económico: supone para 82 países de bajos y medianos ingresos unos 220.000 millones de dólares anuales (cerca de 183.000 millones de euros) en términos de salud y pérdida de productividad, el equivalente al 5 por ciento del PIB, según desvela la investigación del WRI y el Banco Mundial.

   De hecho, tal y como sostiene la asociada de movilidad urbana de WRI Anna Bray Sharpin, también coautora del informe, los accidentes a menudo corrían el riesgo de inclinar a las familias vulnerables hacia la pobreza.

   "La seguridad vial se ha visto como un lujo que sólo los países ricos pueden pagar, aunque la evidencia muestra que solo entre el 1 y 3 por ciento del presupuesto de transporte de un país podría suponer una diferencia significativa en la seguridad vial", afirma.

   Según Bray Sharpin, la rápida urbanización y el aumento del gasto en transporte e infraestructura han brindado la oportunidad de garantizar que las ciudades estuvieran bien diseñadas para mejorar la seguridad, pero adoptar un enfoque integral de "sistemas seguros" para los accidentes de tráfico fue la única manera de cumplir con el objetivo de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas de reducir a la mitad la siniestralidad vial para 2030.

   Precisamente, la tasa de mortalidad vial en países como Suecia y los Países Bajos que han adoptado sistemas integrales ha caído a entre 3 y 4 personas fallecidas por cada 100.000, en comparación con las 24 muertes que hay por 100.000 personas en los países pobres. Según indican los autores del informe, los enfoques de todo el sistema ahora estaban reduciendo los accidentes en la Ciudad de México y Bogotá.

   Para Welle, los peatones, que a menudo se encuentran entre los más pobres, necesitan estar mejor protegidos. Destacan los esfuerzos para reducir las muertes en Addis Abeba (Etiopía), donde los peatones representan casi el 90 por ciento de los fallecidos en sus carreteras, mientras que en el África subsahariana, donde la tasa de accidentes fue más alta, menos del 20 por ciento de las muertes en las carreteras se informan en las estadísticas del gobierno.

   Además, más de 200.000 personas mueren cada año en las carreteras de India, mientras que en Brasil, alrededor de la mitad de las 44.000 personas que fallecen cada año eran ciclistas, motociclistas o peatones, según las cifras citadas en el informe.

   "Los países de bajos y medianos ingresos aún no han adoptado ampliamente un enfoque de sistema seguro y esto es básicamente una vacuna que se puede aplicar para reducir hasta un millón de muertes", asegura Welle.

PLANIFICACIÓN VIAL, CLAVE PARA SALVAR 1,3 MILLONES DE VIDAS

   Tratar las muertes en las carreteras como un "problema de salud pública" y mejorar el transporte público, así como la planificación vial y el diseño urbano, han sido claves para reducir 1,3 millones de muertes al año relacionadas con accidentes de tráfico en países pobres.

   "Deberíamos considerar las muertes viales como no aceptables y esforzarnos como sociedad para eliminarlas o eliminarlas casi por completo", señala a Fundación Thomson Reuters el coautor del informe y asociado principal del WRI, Ben Welle, quien considera que la Seguridad Vial "no debería tratarse de manera diferente" a enfermedades como la poliomielitis, la malaria o la tuberculosis.

   Según el documento, hacer cumplir los límites de velocidad, garantizar que los vehículos sean aptos para circular en carretera y construir aceras, rotondas y carriles para bicicletas puede ayudar a reducir los accidentes, que aboga por que se requiera un enfoque integral de "sistemas seguros".

   En este sentido, el informe destaca que la reducción de la conducción bajo los efectos del alcohol y asegurarse que las personas usen cinturones de seguridad y casco han sido clave para los países, a los que se instaba a establecer objetivos a largo plazo de muertos cero en carretera o casi cero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies