Hospitalización de Obstetricia del Materno Infantil Málaga reduce en un 42% los ingresos

Unidad Obstetruia Materno Infantil Málaga
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 25/09/2016 17:20:02 CET

MÁLAGA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Hospitalización de Obstetricia del Hospital Materno Infantil, en la capital malagueña, ha logrado reducir en un 42 por ciento los ingresos en el primer trimestre del año.

Así lo ha trasladado la Junta de Andalucía a través de un comunicado, en el que ha informado de que los delegados de Gobierno e Igualdad, Salud y Políticas Sociales en la provincia, José Luis Ruiz Espejo y Ana Isabel González, respectivamente, acompañados por el gerente de los hospitales Regional y Virgen de la Victoria, Emiliano Nuevo, han visitado dicha Unidad cuando se cumple un año de su nueva estructura organizativa y cambio de ubicación.

La Unidad de Hospitalización de Obstetricia, perteneciente a la Unidad de Gestión Clínica de Obstetricia y Ginecología del Hospital Regional, donde se realiza la vigilancia y seguimiento de la evolución del embarazo cuando las mujeres requieren hospitalización, mantiene un área para gestantes con embarazos de vigilancia especial que requieren hospitalización, y un área para embarazadas con embarazos de curso normal que, previa al parto, precisan ingreso para inducción médica, vigilancia de la etapa previa al parto por rotura de membranas, o necesidad de prolongar el embarazo, entre otros motivos.

Además, hace un año la Unidad incorporó un Hospital de Día Obstétrico para atender a aquellas pacientes que necesitan una vigilancia estrecha del embarazo, pero pueden ser atendidas de manera ambulatoria, garantizando la continuidad asistencial con revisiones más frecuentes, para la aplicación de determinados tratamientos --transfusiones, tratamientos intravenosos-- sin necesidad de ser separadas de su ámbito familiar y social, lo que representa para las mujeres un estado de salud integral, no solo en la esfera biológica o médica, sino también en el ámbito psico-social.

De esta manera, y gracias a la incorporación del Hospital de Día, gestantes que antes permanecían ingresadas por largos periodos de hospitalización --entre dos y tres meses--, ahora reciben la atención sanitaria de forma ambulatoria cada 48 horas o semanalmente, en función de sus necesidades, y pueden estar acompañadas de un familiar durante todo el proceso, sin necesidad de abandonar su ámbito socio-familiar.

Esto, unido a la estrategia de alta precoz puerperal, ha producido un descenso importante de los ingresos en la Unidad de Obstetricia. En concreto, la reducción del número de ingresos en hospitalización en el primer semestre del año 2015 respecto al primer semestre de este año se ha reducido en casi un 42 por ciento, y en un año, de junio de 2015 a junio de 2016, ha habido 2.172 ingresos menos en Obstetricia.

Esta nueva estructura organizativa y asistencial obedece a la necesidad de disminuir la tendencia a la hospitalización, y minimizar el impacto psíquico y social que supone separar a la mujer de su entorno familiar de forma innecesaria --aspectos muy demandados por las mujeres y asociaciones ciudadanas--, han señalado, pero que al mismo tiempo garantiza la atención y seguimiento de aquellas gestantes que requieren una vigilancia especial en la evolución de su embarazo y parto.

En palabras de la directora de la UGC de Obstetricia y Ginecología, Ana Belén Espejo, "para nosotros era todo un reto atender de forma ambulatoria unos procesos asistenciales que siempre habíamos mantenido bajo estrecha vigilancia hospitalaria; sin embargo, hemos conseguido mantener esa atención sin necesidad de hospitalización."

En la Unidad de Obstetricia se opta por un modelo de seguimiento de embarazo donde la coordinación interniveles, la continuidad asistencial y la seguridad de las mujeres gestantes son elementos esenciales, tanto en las que requieren una vigilancia normal o una vigilancia especial por coincidencia en su embarazo de algún factor de riesgo.

"Es fundamental reconocer que la puesta en marcha de este proyecto innovador dentro de la asistencia hospitalaria, ha sido posible gracias al esfuerzo y voluntad del equipo obstétrico --ginecólogas/os y personal de enfermería especialista, matronas--, ya que estos cambios se han materializado, sin realizar ningún cambio en la dotación de personal del área", ha manifestado Ruiz Espejo.

Este modelo de atención al embarazo y parto ha obtenido una valoración muy positiva por parte de las pacientes ya que, sin necesidad de estar hospitalizadas, se sienten seguras al mantener un vínculo de confianza establecido con las/os profesionales del hospital.

Esta apreciación es compartida por distintas asociaciones con las que trabaja la UGC de forma permanente, entre las que figuran la Liga de la Leche, Iniciativa Hospital Amigos de los Niños (Ihan), El Parto es Nuestro, el Instituto de Desarrollo de la Mujer (AMIA), Plataforma pro Derechos del Nacimiento, Red Madre de Málaga, la Asociación de Mujeres Operadas de Cáncer de Mama (Assama), la Asociación Artritis Reumatoide, (Amare), y la Asociación Andaluza de Síndrome de Sjogren.

El Hospital Materno Infantil, y en concreto la Unidad de Alto Riesgo en el Embarazo, es centro de tercer nivel de referencia para los hospitales de la provincia de Málaga y para Melilla, como hospital de cercanía.

La reorganización de la asistencia obstétrica llevada a cabo por la UGC de Obstetricia y Ginecología del Hospital Regional de Málaga --que atendió el pasado año un total de 4.299 partos-- se enmarca en el Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal en Andalucía, promovido por la Consejería de Salud.

EVOLUCIÓN DE LA HOSPITALIZACIÓN OBSTÉTRICA

El número de ingresos por complicaciones del embarazo se estima entre un 15 y 21 por ciento en países desarrollados; y en muchos casos, el tratamiento habitual de estas complicaciones implicaba el ingreso hospitalario para el control clínico, analítico y terapéutico.

Así, las mujeres embarazadas ingresaban para recibir tratamientos no disponibles fuera del hospital, para la evaluación inicial de una complicación, o para un control seriado de una enfermedad materna o fetal.

El Hospital de Día Obstétrico se basa en la idea de que muchas de las atenciones de un ingreso prenatal se pueden realizar de manera segura en un entorno ambulatorio, aportando grandes ventajas para las gestantes.

Estos beneficios se pueden concretar en la atención menos agresiva que es percibida por la paciente en relación a la hospitalización convencional; las citaciones pueden programarse de forma que permitan a estas y a sus familiares, armonizar el tratamiento con sus actividad habitual; reduce los potenciales efectos adversos inherentes a la hospitalización convencional, como las infecciones nosocomiales; y disminución del coste de la atención al reducir los días de ingreso.

Asimismo, parte de la población gestante que controla el embarazo, siguiendo el esquema de vigilancia especial, requiere en ocasiones una atención más exhaustiva que sería complejo llevar a cabo en las consultas obstétricas habituales.

El Hospital de Día Obstétrico se plantea como una forma de atención intermedia que permite la atención ambulatoria de pacientes bien seleccionadas, hospitalizadas por determinadas patologías y que da respuesta a las pacientes que no se ajustan al seguimiento obstétrico establecido en el proceso de embarazo, parto y puerperio, sin tener tampoco criterios de ingreso hospitalario, han concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies