La Junta reforzará medidas para prevenir el impacto de los parques eólicos en especies como el alimoche

Ejemplar de alimoche
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 17/06/2018 10:35:09CET

SEVILLA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía va a reforzar las medidas preventivas y correctoras que desarrollan las empresas eólicas desde hace más de siete años en la provincia de Cádiz y en el resto de Andalucía para evitar la extinción del alimoche y la mortalidad de otras especies de aves y quirópteros, a causa del impacto de los parques eólicos.

Para ello, la Consejería ha aprobado unas instrucciones que "mejorarán las actuaciones preventivas ya existentes" y que se centrarán en rediseñar el actual protocolo de vigilancia ambiental de las empresas incrementando los horarios y personal de vigilancia, reforzar los equipos de vigilancia en periodos y parques eólicos en los que se ha detectado una elevada mortandad de especies amenazadas, así como mejorar el sistema de paradas preventivas en todas las plantas ubicadas en áreas de campeo o paso intensivo de especies amenazadas o con altas tasas de mortalidad, según informa la Junta en una nota.

Otras actuaciones previstas están relacionadas con la paralización de los aerogeneradores de julio a octubre en horario nocturno con velocidades de viento inferiores a 25 kilómetros por hora, entre otras mejoras. Además, se pretende la ejecución de un sistema de control de la calidad de la vigilancia ambiental realizada en estas instalaciones una vez puesta en marchas estas mejoras

El alimoche ('Neophron pernopterus'), con una población reproductora de 23 parejas, es la especie en peligro de extinción más afectada por choque con aerogeneradores. Así de los 13 ejemplares muertos por colisión en Cádiz al menos ocho eran ejemplares reproductores, todos ellos en el municipio de Tarifa, por lo que el impacto sobre la población supone, además de la muerte del propio adulto reproductor, la pérdida de la puesta o pollos de ese año.

Esta ave es la más pequeña de las cuatro rapaces estrictamente carroñeras europeas y una de las más oportunistas en cuanto a su ecología trófica, alimentándose de cualquier tipo de carroña --mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios--, basuras domésticas, excrementos e insectos; en definitiva, pequeños trozos, lo que la hace "muy vulnerable" a los cebos envenenados, que, junto a las colisiones con aerogeneradores, son las principales causas de mortalidad.

OTRAS ESPECIES ACCIDENTADAS

En lo que respecta a otras especies amenazadas, han caído por esta causa 34 ejemplares de milano real que representan, respectivamente, el 7,47 y el 1,58 por ciento del total de aves invernantes de la especie en Cádiz (455) y Andalucía (2.146) en enero de 2017; mientras que los individuos de aguilucho cenizo accidentados se contabilizan en 41, de los cuales algo menos de la mitad eran reproductores

Por otra parte, la mortalidad de 46 ejemplares de nóctulo gigante, un quiróptero incluido también en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de 'Vulnerable', supondría una mortalidad real que superaría los 270 ejemplares, lo que estaría afectando a las poblaciones andaluzas de esta especie que presenta en el Parque Natural Los Alcornocales su principal núcleo reproductor, según explica la Consejería.

Según datos de la Asociación Empresarial Eólica, en 2016, la provincia de Cádiz, con 1.315 megavatios, es la primera de Andalucía en generación de energía eólica y la quinta de España, contando con un total de 67 parques eólicos y 937 aerogeneradores.