Más de 150.000 estudiantes reciben este curso apoyo educativo en horario extraescolar

Aula, escolares, clases, colegio
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 20/04/2018 13:42:41 CET

SEVILLA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de 150.000 alumnos se benefician durante este curso 2017/18 del Programa de Refuerzo, Orientación y Apoyo en los Centros Docentes Públicos de Andalucía (PROA Andalucía), que está dirigido a estudiantes con dificultades o problemas de aprendizaje, y que se imparte en horario no lectivo.

Así lo pone de relieve en un comunicado la Consejería de Educación, que considera este plan "una herramienta básica para lograr la equidad, principio fundamental del sistema educativo andaluz, que busca compensar las desigualdades económicas, sociales y culturales y garantizar así la inclusión de todo el alumnado".

El PROA incluye cuatro líneas de actuación, que son acompañamiento escolar; acompañamiento escolar domiciliario al alumnado que no puede asistir a clases por prescripción médica; el apoyo a los estudiantes inmigrantes en la enseñanza del idioma español, y planes de apoyo y refuerzo en centros.

El objetivo general es "mejorar el grado de adquisición de las competencias clave por parte del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo y favorecer el rendimiento académico".

Desde la Junta detallan que el acompañamiento escolar está dirigido al alumnado que, por diferentes motivos, no puede recibir el apoyo suficiente en el seno familiar, y persigue compensar los desfases existentes especialmente en las competencias de comunicación lingüística y en razonamiento matemático.

Más de 65.000 estudiantes de unos 1.700 centros de toda Andalucía recibirán durante este curso esta atención personalizada en pequeños grupos.

Por su parte, los planes de apoyo y refuerzo en centros de Primaria y Secundaria se conciben como un conjunto de actuaciones globales encaminadas a la mejora de la calidad y la cantidad del aprendizaje, de la relación del alumnado con el centro, de la participación de las familias y de las posibilidades educativas del centro. Así, 240 centros desarrollan estos proyectos, 110 de Educación Primaria y 134 de Secundaria.

El acompañamiento escolar domiciliario está dirigido a posibilitar la continuidad del proceso educativo al alumnado que, entre seis y 16 años, presenta necesidades específicas de apoyo educativo por razón de enfermedad y que, por prescripción médica, no puede asistir a un centro durante un periodo prolongado de tiempo.

Aunque no se puede prever con exactitud el número de alumnos que serán atendidos, la Consejería calcula que serán unos 450 los estudiantes que podrán contar con un seguimiento de su educación gracias a este programa.

Por último, el acompañamiento lingüístico para el alumnado inmigrante tiene como destinatarios a los estudiantes de origen extranjero con dificultades para la compresión y uso del español.

Esta actuación, que se desarrolla en centros de educación Primaria o Secundaria obligatoria durante dos o cuatro horas semanales en horario de tarde, se aplicará este curso en unos 200 centros y más de 2.600 alumnos se beneficiarán de la medida, según detalla la Consejería.