Barakaldo aprueba la compra por 50.000 euros de dos esculturas de la Finca Munoa que no se expropiaron en 2014

Publicado 12/06/2018 16:57:48CET

BILBAO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barakaldo (BizkAia) ha aprobado la compra, por 50.000 euros, de dos esculturas de la Finca Munoa, que no se expropiaron en 2014, de forma que el Ayuntamiento ya tiene la propiedad íntegra de este paraje barakaldés enclavado entre los barrios de Llano y Cruces, según ha informado el concejal de Hacienda y Patrimonio, Danel Sola.

El Consistorio fabril expropió en 2014 la Finca Munoa, un espacio de más de 60.000 metros cuadrados de zonas verdes con un palacio de estilo imperio francés que llevaba oculto a los vecinos décadas. Su compra, realizada por el anterior equipo de gobierno del PSE, supuso un coste de 15 millones de euros, "más un sobrecoste de 5 millones de euros de intereses, que los barakaldeses comenzaron a pagar en 2017", ha recordado Sola.

Según ha explicado, el equipo de gobierno actual del PNV "se topó hace más de un año con una nueva sorpresa inesperada, ya que los herederos de Horacio Etxebarrieta amenazaban con llevarse las esculturas 'Eva y 'Dama' ya que, decían, no formaban parte de la expropiación".

Sola ha indicado que, "al poner en marcha la maquinaria para que estas joyas escultóricas no abandonaran los terrenos de la finca", el área de Fiscalización encontró un contrato de comodato que el anterior alcalde socialista, Alfonso García, firmó con los herederos". El edil ha precisado que se trata de un contrato en el que se reconocía que la familia "era propietaria de las esculturas" y en el que se subrayaba que el Ayuntamiento "cuidaría las obras de arte con compromiso de que las mismas permanecieran en la Finca".

Ese mismo contrato, ha desvelado, recogía que el propietario "solo podría resolver anticipadamente el contrato de comodato si recibe una oferta para la compra de dichas obras", y según hicieron saber los herederos al Ayuntamiento, contaban con una oferta en Madrid, lo que aceleró el proceso de compra por parte del Consistorio barakaldés.

Sola ha señalado que, durante la preparación del expediente para la compra de estas obras de arte, el interventor municipal "emitió un informe en el que entiende que las esculturas ya son propiedad del Ayuntamiento, ya que, a su parecer, forman parte del conjunto expropiado", y advierte de que el contrato firmado por Alfonso García con los herederos "es nulo de pleno derecho, ya que no está avalado por ningún técnico municipal".

"Este acuerdo es una irregularidad manifiesta del anterior alcalde socialista, ya que firma el contrato sin que medie decreto, ni acuerdo de Junta de Gobierno, ni acuerdo de pleno, que son las únicas formas de tomar decisiones plenas de derecho en el Ayuntamiento", ha explicado Danel Sola.

Ante esta "contradicción, con un documento nulo que reconoce la propiedad a los herederos y el informe de intervención interpretando la propiedad municipal de las esculturas", el equipo de gobierno del PNV solicitó a los servicios jurídicos del Ayuntamiento que aclarasen la duda sobre la propiedad.

En este sentido, los servicios jurídicos emitieron un informe en el que entienden que "los bienes muebles que se expropian deben constar expresamente en el expediente expropiatorio" y continua diciendo que "los bienes muebles que formaban parte de la Finca Munoa en el momento de la expropiación, además de las esculturas son diversos y varios, y la mayor parte de ellos tienen una característica común, que han desaparecido de Munoa". "Al expropiar la finca se expropió el continente, pero no el contenido", ha explicado Sola.

En febrero de 2017 Gobierno vasco declaró Conjunto Monumental a la Finca Munoa, por lo que es obligación del Ayuntamiento trabajar para su puesta en valor y velar por su conservación. "Hemos tenido que tomar esta decisión para garantizar que Barakaldo sea propietario único de la Finca y de lo que se encuentra en su interior y por fin podemos decir que Munoa es de los barakaldeses", ha destacado el concejal de Patrimonio.

Sola ha lamentado que el anterior equipo de gobierno "no protegió el contenido del Palacio ni del jardín, lo que supuso la desaparición de los muebles, y de la gran mayoría de las chimeneas del Palacio, que fueron arrancadas". "Vamos a hacer las cosas bien para blindar esta joya barakaldesa y evitar que Barakaldo vuelva a perder patrimonio", ha concluido.