Un total de 127.000 vascos sufre una situación de pobreza real

Actualizado 07/11/2014 18:17:03 CET

Gobierno vasco destaca que la situación sería aún más "cruda" sin las ayudas sociales

   VITORIA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 127.000 personas -el 5,9 por ciento de la población-- se encuentran en situación de pobreza real en Euskadi, 13.000 más que hace cuatro años, mientras que quienes sufren alguna forma de ausencia de bienestar se elevan a 250.000, según el Gobierno vasco.

   El consejero de Empleo, Juan María Aburto, ha destacado que pese a la gravedad de estos datos, el impacto de la crisis habría sido aún más "crudo" sin el sistema vasco de protección social y la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

   Aburto ha presentado este viernes, durante el pleno monográfico del Parlamento vasco sobre este asunto, el estudio sobre pobreza y desigualdades sociales del Gobierno autonómico correspondiente a 2014, en el que se constata que "siguen aumentando los factores que presionan al alza el impacto de situaciones de pobreza y precariedad".

   El informe, en términos generales, refleja un panorama similar al que retrata el estudio sobre este mismo tema presentado este pasado jueves por Cáritas. El trabajo del Ejecutivo señala que en los dos últimos años, la pobreza real en Euskadi ha pasado del 4,2 al 5,9 por ciento de la población.

   En términos absolutos, esto supone que en la comunidad autónoma hay 127.000 personas en situación de pobreza real, casi 13.000 más que en 2012. Además, según el estudio, el número de vascos que sufren alguna ausencia de bienestar asciende a 250.000.

MÁS IMPACTO ENTRE LOS EXTRANJEROS

   El consejero ha destacado que la crisis tiene un impacto "mucho mayor" entre las personas de origen extranjero, muchas de las cuales se verían excluidas de la RGI en caso de prosperar la propuesta del PP para retirar esta ayuda a las personas sin permiso de residencia o que no lleven empadronados diez años en Euskadi.

   Aburto ha indicado que el porcentaje de ciudadanos autóctonos en situación de pobreza real es del cuatro por ciento, cifra que entre las personas de otros países que han obtenido la nacionalidad española es del 19,4 por ciento, y que entre las personas con nacionalidad extranjera es del 36,2 por ciento.

   "Algunos sentirán la tentación de resolver el problema de la concentración de la pobreza en la población extranjera forzando su salida de Euskadi", ha alertado. Aburto, no obstante, ha afirmado que esto no es solo "inaceptable" en términos éticos y de solidaridad, sino que tampoco es viable desde un punto de vista económico.

   "Una sociedad como la vasca no puede permitirse el lujo de renunciar a integrar a todos los que viven en ella; necesita de todas sus fuerzas para hacer frente al reto del envejecimiento de nuestra población". El consejero ha explicado que, en este contexto,  la aportación de los inmigrantes "es también una condición de nuestra propia supervivencia como sociedad".

MAYOR POBREZA EN ÁLAVA

   El avance de la pobreza real ha sido especialmente significativo en Álava, donde las personas que se encuentran en esta situación pasan del 4,1 de hace cuatro años, al 8,2 por ciento en 2014. En Gipuzkoa, este indicador pasa del 2,5 al 4,2 por ciento y en Bizkaia, del 5,2 al 6,4 por ciento.

   El consejero ha reconocido el sufrimiento que el deterioro de la economía está produciendo en amplios sectores de la sociedad, pero ha lamentado que la oposición haya efectuado un análisis "apocalíptico", cuando la situación de Euskadi es significativamente "mejor" que la del conjunto de España e incluso que la de otros países europeos.

   En este sentido, ha reivindicado una vez más el sistema vasco de protección social, del que ha asegurado que, a través de la RGI, la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV) y las Ayudas de Emergencia Social (AES) "sigue teniendo un impacto positivo que previene el avance de las expresiones más graves de la pobreza". Aburto ha reconocido que la gestión de estas prestaciones puede "mejorarse", pero ha destacado que se trata de ayudas que "contribuyen a mantener en niveles bajos los indicadores de percepción subjetiva de presencia del fenómeno de la pobreza".

"CARENCIAS" DEL ESTADO

   "Gracias a esa respuesta, no sólo nos hemos alejado de los datos de España, sino que a pesar del deterioro, seguimos contando con un modelo social competitivo en Europa", ha manifestado. Aburto, al igual que ya hizo la semana pasada, ha destacado que la RGI, la PCV y las AES, han permitido reducir a la mitad el impacto de la crisis sobre los sectores más desfavorecidos.

   En concreto, ha reiterado que sin estas prestaciones, el diez por ciento de la población más pobre de Euskadi, que ha perdido en cuatro años un 13,4 por ciento de sus ingresos, esta reducción se habría incrementado hasta el 25,7 por ciento. "La RGI cubre en Euskadi las carencias que deja abiertas el sistema de protección general del Estado", ha manifestado.

   Aburto ha comparado algunos datos de pobreza de Euskadi con los de la media española. Por ejemplo, ha explicado que en el conjunto del Estado, el 11,9 por ciento de las personas tiene pendiente impagos o pagos atrasados, cifra que en Euskadi es del 6,2 por ciento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies