Tres personas intoxicadas de forma leve en el incendio del hospital de Cáceres

El consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles
EUROPA PRESS
Publicado 30/03/2017 15:13:19CET

El fuego está extinguido y, por seguridad, se han cerrado las urgencias y los cinco quirófanos

CÁCERES, 30 Mar. (EUROPA PRESS)

Tres personas (un policía, un celador y un operario de limpieza) han resultado intoxicadas de forma leve por monóxido de carbono en el incendio que se ha producido este jueves en el Hospital Virgen de la Montaña de Cáceres, donde el humo ha obligado a desalojar la planta baja y se han cerrado las urgencias y los cinco quirófanos.

Estos heridos leves son los que han trabajado "más intensamente" en los primeros momentos, aunque otros afectados han sido tratados en el propio centro y "no ha habido que tomar decisiones de traslado ni ingresos", según ha señalado el consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, en declaraciones a los medios.

El incendio, que está ya extinguido, se ha iniciado en una sala de lavandería y, aunque las causas no están confirmadas todavía, todo parece indicar que el foco ha sido un cortocircuito en una lavadora, según ha señalado el jefe de servicio de los bomberos del Sepei, Francisco Hernández.

Por su parte, Vergeles ha indicado que "las causas no están confirmadas" y hay que esperar a los informes técnicos pero sí se sabe que se ha quemado "ropa y papel" por lo que el suceso, que comenzó hacia las 12.30 horas, "ha sido más aparatoso por el humo que por las llamas", ha dicho.

Además, se ha tenido que evacuar a dos pacientes en una ambulancia medicalizada al hospital San Pedro de Alcántara ya que uno estaba en reanimación tras una intervención quirúrgica y el otro se encontraba a punto de entrar en quirófano.

Por motivos de prevención, se han cerrado los cinco quirófanos y las urgencias que serán atendidas en el San Pedro de Alcántara, donde se ha reforzado este servicio con más personal sanitario para atender los casos que se deriven allí.

Según ha explicado el consejero, la actividad en urgencia no se retomará hasta este viernes y los quirófanos permanecerán cerrados "algunos días" hasta que se garanticen las condiciones sanitarias para su uso. Vergeles ha lanzado un mensaje de tranquilidad porque "la seguridad del edificio no está comprometida" y la actividad en el resto de plantas de hospitalización ya está normalizada.

"No se ha evacuado a nadie ni se suspenderán las mamografías ni las actividades de laboratorios que estaban previstas", subraya el responsable regional, al tiempo que aclara que las cirugías urgentes se realizarán en el otro centro hospitalario de la capital cacereña.

El consejero ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" y ha agradecido la labor de los trabajadores del hospital y la colaboración de los pacientes. "En principio, no debe haber más sobresaltos pero seguiremos trabajando en la seguridad del edificio", insiste el consejero que se congratula de que "no ha habido daños personales graves".

No obstante, para evaluar toda la situación los responsables sanitarios continúan reunidos para decidir dónde se ubica el Punto de Atención Continuada (PAC) que existe en el hospital y para "comprobar que todo funciona con normalidad".

SE PROPAGÓ POR LA ROPA

El jefe de servicio del Sepei, Francisco Hernández, ha confirmado que el fuego se ha originado en la lavandería y, aunque hay que determinar las causas, el foco podría ser un cortocircuito en una lavadora que ha provocado que el fuego se propagase entre la ropa de cama.

Según Hernández, el incendio se ha limitado a la habitación donde se ha producido y no se ha extendido por ninguna otra estancia del hospital, aunque se ha desalojado la planta baja por prevención debido al humo y al riesgo de que se propagara por los falsos techos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies