Rural.- Acusan a la Xunta de "abandono" a los viticultores de O Ribeiro frente a la "amistad" con los bodegueros

Publicado 08/08/2014 16:43:31CET

Carlos Basalo, de Unións Agrarias, deja la secretaría de la comisión de seguimiento de los contratos homologados

OURENSE, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El sindicato Unións Agrarias (UU.AA.) ha denunciado el "abandono" de los viticultores de O Ribeiro por parte de la Xunta de Galicia frente a la "amistad" que pone de manifiesto la administración autonómica, a su juicio, con los bodegueros, con la participación en inauguraciones y ausencia en la entrega de premios a los productores locales.

El portavoz de UU.AA. Carlos Basalo ha explicado en rueda de prensa los motivos por los que presentó su escrito de renuncia a la secretaría de la comisión de seguimiento de los contratos homologados en la comarca vitícola de O Ribeiro. Al respecto, ha asegurado que la Consellería de medio Rural no cumplió "siquiera los compromisos que dejó plasmados en el Diario Oficial de Galicia (DOG)".

Ha señalado que el día 24 de octubre de 2013 la Xunta supervisó la firma "in extremis" de un contrato tipo entre bodegueros y viticultores "para salir en la prensa y poder decir que se hizo", pero, según Basalo, no hubo nada más desde entonces, "a pesar de que en el DOG quedó plasmado el compromiso de celebrar las reuniones para la siguiente temporada cuanto antes".

Así, se ha referido al último contrato firmado hace un año con varias bodegas, ante el riesgo de que quedasen uvas en las cepas sin cortar. "El contrato no era bueno", ha denunciado Basalo, pero permitía paliar en parte el problema de sacar todas la cosecha.

En aquel momento, los firmantes aceptaron precios de 0,70 a 0,80 euros por kilogramo de uva, para las castes, que son las variedades autóctonas como la treixadura, "la reina del Ribeiro"; mientras que las llamadas variedades autorizadas se pagaron entre 0,30 y 0,35 euros por kilo.

NI PARA COSTES

Según el sindicalista, esos precios no daban ni para cubrir los costes de producción, "pero en el contexto de haber tenido una vendimia anterior muy abundante, podía aceptarse como transición para estabilizar el sector con el acuerdo alcanzado luego, de hacer reuniones entre los sectores de la denominación de origen para conseguir una estabilidad en los precios".

Pasaron los meses, según Basalo, y a pesar de los requerimientos a la consellería para que convocase las reuniones comprometidas "siempre dijeron que al mes siguiente", y mientras no hubo un sólo representante en la entrega de premios a viticultores de hace unos días "sí se les vio en la inauguración de una bodega".

Ha censurado esa circunstancia y el "abandono" de la Xunta que, según el sindicalista, comienza a verse reflejado en el propio campo. Así, en el municipio de Castrelo de Miño, el de mayor producción vitícola de toda la comarca, "es penoso ver de nuevo parcelas de viñedo abandonadas, aunque algunos dirán que se plantan también nuevas, pero esos nuevos viñedos son de bodegueros, no de pequeños viticultores", según ha afirmado.

VIGILANTES

Ha aludido a la apuesta de la Xunta de Galicia en el sector del vino y dijo que es "clara" por el sector de bodegas. "Justo el que menos apuesta por el rural, pues se trata de empresarios con trabajadores contratados, frente a los viticultores locales, que están asentados y viven en la comarca, y cuya producción abastece a las bodegas", ha subrayado.

Para UU.AA., "no tiene sentido" formar parte de una comisión de seguimiento que no funciona, sin ninguna reunión convocada y sin ningún contrato para estudiar. No obstante, Basalo ha reiterado su petición a la Xunta para que "apueste por los viticultores, pues tiene las herramientas y recursos necesarios". "Los vinos del Ribeiro cuentan con reconocimiento en todo el mundo y es fundamental el papel de los pequeños productores en esa calidad", ha incidido.

Los servicios jurídicos del sindicato estudian la posibilidad de analizar la documentación de los expedientes para la concesión de ayudas a las bodegas de O Ribeiro, según ha anunciado, pues tienen "indicios" de que los fondos europeos de esas ayudas pudieron destinarse "a bodegas que no cumplieron compromisos escritos de compra de cantidades concretas de uvas", por lo que "igual tienen que devolver dinero a Europa".

Por último, ha añadido que la organización agraria estará vigilante a la próxima vendimia, pues de las comarcas vitícolas del sur de España llegan noticias de cosechas mayores de lo habitual para el próximo mes. "Habrá que estar vigilante, como siempre, ante la posible llegada de uvas de esas zonas, pues sería ilegal", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies