El joven detenido por una agresión machista en Moaña (Pontevedra) pasará a disposición judicial este lunes

Actualizado 19/08/2018 16:41:59 CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El joven que ha sido detenido este sábado por una supuesta agresión machista en Moaña (Pontevedra) pasará a disposición judicial el lunes, según han informado fuentes de la Guardia Civil a Europa Press.

El supuesto agresor, de iniciales O.C.O, es un joven de 23 años que está imputado por un delito de atentado a la autoridad, agresiones y amenazas y violencia de género, según han informado fuentes de la Policía Local de Moaña a Europa Press.

Los agentes han explicado que dos policías locales acudieron a la zona de los hechos sobre las 17,00 horas del sábado, tras el aviso de una agresión machista en el paseo de la playa de A Xunqueira.

Cuando los policías llegaron, el presunto agresor no se encontraba en el lugar de los hechos y la víctima ya estaba siendo atendida por los bañistas de la zona.

La joven, de iniciales M.L., que tiene 18 años y era pareja del agresor, presentaba un "estado de ansiedad" y "lesiones visibles". Debido a su estado, los agentes la trasladaron al centro médico, para ser atendida cuanto antes.

Posteriormente, O.C.O. fue encontrado por una patrulla policial a unos veinte metros del lugar, en compañía de un perro de raza peligrosa, un pitbull. Los agentes procedieron al arresto del joven, quien presentó resistencia e incluso llegó a ordenar a su perro que atacara a los agentes.

Los policías dispararon hasta en cuatro ocasiones al perro para defenderse del animal, que obedecía las órdenes de su dueño para atacar. El varón fue finalmente inmovilizado, ya que intentaba pegar a los agentes y les amenazaba de muerte, además de llegar a romper una puerta del coche patrulla.

Tras la detención, el supuesto agresor fue trasladado al hospital Álvaro Cunqueiro, debido a las lesiones que habría sufrido en el forcejeo. Así, el varón, que no tiene denuncias previas por violencia de género, está retenido en dicho centro médico bajo custodia de la Guardia Civil, que se hizo cargo de las posteriores diligencias, según fuentes de este cuerpo consultadas por Europa Press.

Fuentes de la Policía Local de Moaña han explicado que el joven "era conocido por la policía". Hace unos días su perro de raza peligrosa, un pitbull, según relataron los agentes, había mordido la cara a un joven, por lo que estaba siendo investigado, y la mañana de este sábado amenazó "de muerte" al denunciante de esta primera agresión.

Por otra parte, los agentes de la Policía Local fueron atendidos en un centro médico por lesiones leves --rasguños y contusiones en costillas y rodillas--, según han indicado fuentes de este cuerpo.

Mientras, el perro sigue vivo y está acogido por la protectora de animales del municipio. Tenía tres impactos de bala y necesitó transfusiones de sangre.