Detienen a un clan familiar que obligaba a una mujer a prostituirse en Palma

La Policía Nacional Detiene A Miembros De Un Clan Familiar Por Obligar A Una Muj
POLICÍA
Publicado 23/04/2018 14:05:09CET

La víctima había llegado a Baleares engañada con una falsa oferta de trabajo

PALMA DE MALLORCA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Palma a dos hombres y una mujer, miembros de un mismo clan familiar de origen colombiano, por presuntamente obligar a una mujer a prostituirse después de haber sido engañada con una falsa oferta de trabajo.

Según ha informado en una nota informativa el cuerpo policial, han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, pertenencia a organización criminal, prostitución coactiva, amenazas y coacciones.

La investigación se inició en abril cuando una mujer denunció en Granada haber sido forzada a ejercer la prostitución en contra de su voluntad y haber recibido amenazas con daños futuros tanto a ella misma como a su familia en Colombia.

Las pesquisas realizadas han permitido desarticular una trama delictiva con carácter internacional, en la que las tres personas detenidas y ahora en prisión preventiva, forman parte de un grupo organizado con diferentes ramificaciones en España.

Uno de los varones con residencia en Tenerife era el encargado de la captación de la víctima en el país de origen, Colombia, mientras que los otros dos investigados, encargados del control y explotación de la víctima tenían su residencia en Palma.

FALSA OFERTA LABORAL

Según relató la víctima, un miembro de la organización le realizó una oferta laboral como empleada de hogar con la finalidad de prosperar y tener un futuro mejor en España del que tenía actualmente en su país.

Una vez aceptada la oferta, el detenido realizó todos los trámites para que la mujer pudiera viajar a España y le facilitó, además, la documentación y dinero para poder acreditar los medios de vida suficientes para su estancia en España.

No obstante, una vez en Palma, el clan familiar le arrebató el dinero y su pasaporte y le obligó a ejercer la prostitución para saldar la cuenta pendiente.

Una vez en Mallorca, uno de los detenidos le habría informado que había adquirido una deuda con la organización por un importe desorbitado, y que tendría que ejercer la prostitución para saldar la misma.

Si se negaba a ello, relató la víctima en su denuncia, los detenidos aseguraron que su familia sufriría las consecuencias, dejando constancia de lo fácil que es contratar gente peligrosa para hacerles daño en Colombia.

DISPONIBLE 24 HORAS AL DÍA

Por tal motivo, la víctima, sin medios de vida para subsistir y no conociendo a ninguna persona en España, se vio obligada a hacerse fotos desnuda para ser publicadas en anuncios donde se ofrece servicios sexuales a cambio de dinero y a prostituirse.

La víctima en todo momento, antes de liberarse de sus captores por un descuido de los mismos, estuvo controlada por parte de dos de los detenidos y era obligada a estar disponible para prostituirse las 24 horas del día.

Por su trabajo recibía una parte ínfima de los ingresos que generaba, siendo destinado el resto del dinero a satisfacer la deuda que la organización le atribuía y que no menguaba a pesar del paso de los días.

Uno de los miembros del clan desarticulado fue detenido por hechos similares a finales del año pasado por la UCRIF de Tenerife, en él se liberaron siete víctimas de hechos similares. En las investigaciones han participado agentes la Jefatura Superior de Policía de Baleares y Andalucía Oriental.

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013, y que dio lugar a la creación de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional.

Con la puesta en marcha de este plan, la Policía Nacional activó la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.