Sant Antoni (Ibiza) representa a España en los Premios EMAS que se entregan este lunes en Malta

Publicado 06/05/2017 15:00:48CET

IBIZA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Medio Ambiente de Sant Antoni (Ibiza), Pablo Valdés, viajará a Malta para participar este lunes en la ceremonia de entrega de los Premios EMAS convocados por la Comisión Europea desde 2005 y dedicados este año a la economía circular.

La candidatura del Ayuntamiento de Sant Antoni fue seleccionada en la categoría de organizaciones públicas. A estos premios pueden concurrir únicamente las entidades y organizaciones públicas adheridas al Registro EMAS de calidad en la gestión medioambiental, registro que incluye desde el año pasado al Ayuntamiento ibicenco.

La candidatura de Sant Antoni defiende la aplicación de un modelo de economía circular en la gestión de playas como método para lograr un turismo más sostenible.

La propuesta presentada a los EMAS 2017 se centra en cuatro ejes, como la gestión de los restos de posidonia oceánica. Así, han recordado que desde 2010 la posidonia no se deposita en el vertedero insular, sino que es almacenada en una zona cercana a la playa y devuelta al medio una vez finalizada la temporada turística.

De esta forma no sólo se ahorran los costes de traslado y eliminación en Ca na Putxa (120.000 euros), sino que se fortalece la barrera natural que estos restos conforman en la playa, salvaguardándola de los temporales que, de otro modo, arrastrarían parte de la arena al mar.

Otro de los ejes es el uso de anclajes ecológicos ya que con ellos se evita el impacto de los muertos de hormigón y el borneo de las cadenas al desplazarse por el fondo. Los anclajes ecológicos son un sistema de fácil instalación, de escaso impacto y menores costes de mantenimiento y reparación.

Sant Antoni también apuesta por el plan 'Playas conectadas'. El uso intensivo de las playas supone a menudo un elevado riesgo de incendios forestales, especialmente en aquellas cuyos accesos discurre por carreteras sinuosas a través de la propia masa forestal y en las que la presión de vehículos privados dificulta el acceso de los servicios de emergencias poniendo en peligro la seguridad de los usuarios.

El plan 'Playas conectadas', que se puso en marcha el verano pasado en Cala Salada, permite controlar el acceso de vehículos derivándolos a zonas de estacionamiento gratuito y facilitando el acceso mediante transporte público marítimo y terrestre.

En 2016, han explicado, durante los 85 días en los que estuvo en funcionamiento el plan se vendieron más de 37.000 billetes con una media diaria de 438 pasajeros que convierten a esta línea en la "más utilizada" de la isla, según el Consistorio.

Por último, Sant Antoni ha optado por la compra de mobiliario fabricado en plástico reciclado. El nuevo contrato de concesión para los servicios temporales de playas obliga a sustituir el mobiliario actual e instalar nuevos elementos fabricados en plástico reciclado, cerrando así el ciclo de residuos.

La sustitución del mobiliario de todas las playas del municipio supondrá el reciclaje de 500.000 envases. Paralelamente, se han habilitado puntos de reciclaje en todas las playas y se han distribuido ceniceros para mantener la arena limpia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies