Amnistía denuncia que el secuestro de 110 niñas en Dapchi por Boko Haram pudo evitarse

Cartel pidiendo la liberación de las niñas secuestradas en Dapchi por Boko Haram
REUTERS / STRINGER .
Publicado 20/03/2018 14:09:36CET

Las fuerzas de seguridad no respondieron a las alertas sobre la inminente llegada de los milicianos

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ejército y la Policía de Nigeria recibieron numerosas llamadas de advertencia en las horas previas al ataque del grupo terrorista islamista Boko Haram contra una escuela en Dapchi en la que secuestró a 110 niñas y aún así no actuaron para impedir que se produjera este suceso, ha denunciado Amnistía Internacional tras concluir una investigación sobre los hechos ocurridos el pasado 19 de febrero.

La ONG ha explicado que se alertó a las fuerzas de seguridad de que un convoy de milicianos se dirigía hacia la citada localidad, situada en el estado de Yobe pero estas no adoptaron medidas adecuadas para evitar el secuestro o liberar a las niñas.

"Las autoridades de Nigeria no han cumplido con su obligación de proteger los civiles, igual que hicieron en Chibok hace cuatro años", ha denunciado el director de Amnistía Internacional Nigeria, Osai Ojigho, en referencia al secuestro de más de 200 niñas por parte de Boko Haram en una escuela secundaria en abril de 2014.

"Pese a que les dijeron repetidamente que los combatientes de Boko Haram se dirigían a Dapchi, parece que la Policía y el Ejército no hicieron nada para evitar el secuestro", ha lamentado. "Las pruebas de las que dispone Amnistía Internacional sugieren que había tropas insuficientes desplegadas en la zona y que la ausencia de patrullas y el hecho de no responder a las advertencias y enfrentarse a Boko Haram contribuyó a esta tragedia", ha denunciado.

"Las autoridades de Nigeria deben investigar las inexcusables brechas de seguridad que permitieron que se produjera este secuestro sin un intento tangible de evitarlo", ha reclamado el responsable de Amnistía, subrayando que es incluso más prioritario que "el Gobierno use todos los medios legales a su disposición para garantizar que estas niñas son rescatadas".

DENUNCIA QUE NO SE HA APRENDIDO NADA DE CHIBOK

Ojigho ha lamentado que las autoridades de Nigeria "parecen no haber aprendido nada del secuestro de 276 niñas en Chibok, en el estado de Borno en 2014, y no garantizó la protección de los civiles en el noreste de Nigeria, especialmente de las niñas en las escuelas".

Según los testimonios recabados por Amnistía, el Ejército retiró sus tropas en enero, por lo que sus efectivos más cercanos estaban a una hora de coche de Dapchi. Entre las 14.00 y las 18.30 horas del 19 de febrero, las fuerzas de seguridad recibieron al menos cinco llamadas advirtiendo de que los milicianos se dirigían a Dapchi.

Hacia las 15.00 horas, los yihadistas llegaron a la localidad de Gumsa, donde permanecieron hasta las 17.00 horas, y cuyos residentes llamaron a los de Dapchi para advertirles de que Boko Haram iba de camino. Uno de ellos alertó a un sargento de la Policía, que prometió notificarlo al máximo oficial policial en la localidad.

Finalmente, los milicianos de Boko Haram llegaron a Dapchi hacia las 18.30 horas y pidieron indicaciones a los residentes de dónde se encontraban el puesto del Ejército, el gobierno local y la escuela de las niñas. Una fuente policial ha reconocido a Amnistía que los agentes huyeron porque temían verse superados por Boko Haram.

"Todo lo que el Ejército tenía que hacer era enviar tropas hacia Gumsa desde Geidam o Babban Gida, mientras pedía a sus tropas en Damasak, Kareto, Gubio y Magumeri que se mantuvieran en alerta o patrullando", ha defendido una fuente en el noreste de Nigeria.

Mientras ocurría el ataque contra Dapchi, de donde los milicianos salieron hacia las 19.30 horas en dirección de nuevo a Gumsa, donde llegaron a las 21.00 horas, oficiales del Ejército tanto en Geidam como en Damaturu fueron alertados de lo que estaba ocurriendo, pero los soldados no llegaron a Dapchi hasta poco después de que los milicianos se habían ido, según Amnistía.

RECLAMA INVESTIGAR EL FALLO DEL GOBIERNO

"El fallo del Gobierno en este incidente debe ser investigado y los hallazgos publicados, y es absolutamente crucial que cualquier investigación se centre en las causas en la raíz", ha reclamado Ojigho. "¿Por qué había un número insuficiente de tropas disponibles? ¿Por qué se decidió retirar las tropas? ¿Qué medidas ha tomado el Gobierno para proteger las escuelas en el noreste de Nigeria? Y ¿qué procedimientos se supone que se siguen en respuesta a un intento de secuestro?", ha preguntado.

Al igual que ocurrió con el secuestro de las niñas de Chibok, algunas de las cuales consiguieron escapar en las horas sucesivas al rapto, tras los sucesos de Dapchi reinó la confusión. Las autoridades de Yobe llegaron a anunciar que las menores habían sido liberadas para confirmar finalmente el Gobierno el secuestro el 22 de febrero. Entretanto, los padres tuvieron que esperar durante horas en las puertas de la escuela para conocer si sus hijas estaban dentro o figuraban entre las raptadas.

"Lamentablemente no parece que se hayan aprendido lecciones de los terribles acontecimientos de Chibok hace cuatro años. Lo que ocurrió en Dapchi es casi calcado a lo que ocurrió en Chibok, con las fuerzas de seguridad que no respondieron a las advertencias y el mismo resultado por otro centenar de niñas y sus familias", ha criticado el responsable de Amnistía.

En este sentido, Ojigho ha instado a todas las autoridades a "trabajar juntas para garantizar que las niñas vuelven a casa a salvo y que esto no vuelve a ocurrir nunca". "Este secuestro es un crimen de guerra y los responsables deben ser llevados ante la justicia", ha reclamado.