Mueren dos pacientes que huyeron de la cuarentena por ébola en República Democrática del Congo

Equipos de MSF para combatir el ébola en República Democrática del Congo
TWITTER/@MSF_WESTAFRICA
Actualizado 23/05/2018 18:24:29 CET

Tanto MSF como la OMS coinciden en que no se puede obligar a los pacientes a permanecer en el hospital y apuestan por la sensibilización

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Tres pacientes sometidos a un régimen de cuarentena por ébola en la ciudad congoleña de Mbandaka han escapado del centro y dos de ellos han terminado falleciendo, ha informado este miércoles Médicos Sin Fronteras (MSF), que colabora en la contención de la enfermedad en la región de Equateur.

El jefe de la misión de MSF en Mbandaka, Henri Gray, ha confirmado que dos pacientes abandonaron el centro el lunes y fueron localizados al día siguiente. El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Yokouide Allarangar, ha explicado a los medios que uno de los fugados fue localizado ya sin vida y el otro falleció tras ser devuelto al hospital, según la agencia Reuters.

Según ha explicado MSF, los dos recibieron ayuda de sus familias para abandonar el hospital la madrugada del lunes. Uno de ellos murió en su casa a las pocas horas, tras lo cual su cuerpo fue llevado al hospital gracias a la intervención de los equipos de la ONG, que preparan ahora su entierro seguro. En cuanto al segundo paciente, fue llevado de vuelta al hospital el martes, pero falleció la pasada noche y ha sido enterrado este miércoles.

Por otra parte, el domingo por la noche un paciente que "iba a recibir el alta" en la zona de aislamiento se marchó por su propia voluntad. En los tres casos, ha subrayado la ONG, "el personal del hospital hizo todo lo posible para convencer a los pacientes y sus familias de que no se fueran y continuaran el tratamiento".

"Es un hospital, no una prisión. No podemos bloquear todo", ha justificado el representante de la OMS desde Kinshasa. Otro portavoz de la organización, Tarik Jasarevic, también ha admitido que "es desafortunado pero no inesperado" que se produzcan este tipo de casos, en la medida en que "es normal que las personas quieran tener en casa a sus seres queridos en los que podrían ser los últimos momentos de su vida".

MSF ha compartido esta visión. "La hospitalización forzada no es la solución a esta epidemia" de ébola, ha defendido la organización, que incide en que "la adherencia del paciente al tratamiento es primordial para intentar salvar su vida". Por ello, es clave explicar a la población los síntomas y la importancia de llegar a los centros de salud lo más rápido posible, además de la importancia de las medidas de aislamiento para contener la enfermedad.

"Cuanto más rápido ingresen los pacientes, mayores serán sus posibilidades de supervivencia y mayor será la posibilidad de limitar la propagación del ébola", ha sostenido la ONG, que ya ha finalizado la construcción de un centro de tratamiento de ébola en Mbandaka. Con 20 camas, permitirá ofrecer precisamente un "tratamiento aislado" a los pacientes, habida cuenta de la facilidad de contagio de una enfermedad potencialmente mortal.

La OMS ha actualizado este miércoles su balance del ébola a raíz de los últimos datos facilitados por las autoridades de República Democrática del Congo. A fecha del 21 de mayo, cifra en 58 los casos acumulados --confirmados, sospechosos y probables--, entre los cuales figuran al menos 27 muertos.

Las autoridades han iniciado esta semana la campaña de vacunación, después de que hayan llegado al país africano más de 7.000 dosis de una vacuna experimental con la que se quiere proteger en un primer momento al personal médico y a las personas que hayan estado en contacto con enfermos. La OMS ha asegurado que ya se han identificado más de 600 casos de contacto.

La organización prevé que las próximas semanas sean clave, en la medida en que será cuando se vea si la enfermedad se expande de forma descontrolada en zonas urbanas. La aparición de los primeros casos en Mbandaka, una ciudad con más de un millón de habitantes, y la cercanía del río Congo preocupan a los expertos.