Aplazada nuevamente la repatriación de los restos mortales de Tshisekedi a RDC

Etienne Tshisekedi, líder opositor de la RDC
KENNY KATOMBE/REUTERS
Publicado 11/05/2017 5:36:27CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La repatriación de los restos mortales de Etienne Tshisekedi, líder opositor de República Democrática del Congo (RDC) fallecido el 1 de febrero en Bélgica, ha sido aplazada nuevamente, esta vez sin fecha prevista.

La Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDSP) --el partido que fundó-- ha indicado en un comunicado que la decisión ha sido tomada tras el cierre el lunes de su sede en la capital, Kinshasa, por parte de la Policía.

Así, ha denunciado que el presidente, Joseph Kabila, "intenta, por todos los medios, impedir la llegada a Kinshasa de los restos de Tshisekedi", lo que estaba previsto para este viernes 12 de mayo.

"Para hacer frente a un plan maquiavélico programado por el movimiento 'kabilista' de llevar a nuestro país a una vía de violencia despues de las exequias de nuestro héroe nacional, en nombre de la paz, y en acuerdo con la familia biológica del difunto, la UPDS, adopta la decisión de aplazar la repatriación de los restos de su presidente", ha recalcado.

La formación opositora ha reclamado a la población y a sus simpatizantes "que no cedan al miedo ni las intimidaciones por parte del poder", así como a que "se mantengan movilizados para participar en un digno homenaje al padre de la democracia congoleña", en referencia a Tshisekedi.

Estaba previsto que el cadáver del líder histórico de la oposición en RDC fuera repatriado en marzo, si bien fue finalmente aplazada debido a diferencias con las autoridades acerca del lugar en el que será enterrado.

Gerard Mulumba, hermano de Tshisekedi, ha indicado que la familia quiere que sea enterrado en la sede del partido que fundó, si bien las autoridades han ofrecido que sea enterrado en el cementerio de Gombe, en el centro de Kinshasa.

Tshisekedi fundó la UDSP en 1982, creando la primera formación opositora organizada bajo el régimen de partido único de Mobotu Sese Seko. Muchos le admiraban por haberse mantenido fuera del poder en un país en el que muchos opositores han entrado y salido del gobierno durante décadas.

La muerte de Tshisekedi dejó a los rivales del presidente, Joseph Kabila, seriamente debilitados en su intento por forzar al mandatario a abandonar el poder después de que éste haya seguido en el cargo más allá del fin de su mandato.

El país africano no ha experimentado nunca una transición pacífica de poder y la negativa de Kabila a dimitir cuando terminó su mandato en diciembre ha hecho temer que el país pueda volver a sumirse de nuevo en una guerra civil.

Estaba previsto que Tshisekedi encabezara el consejo de transición para supervisar la salida de Kabila del poder para finales de este año en virtud al acuerdo alcanzado con la oposición el 31 de diciembre de 2016.

Finalmente, Kabila nombró a Bruno Tshibala como primer ministro --a pesar del rechazo de la principal coalición opositora--, quien nombró recientemente la integración de su Gobierno, aumentando las tensiones en el país.

Este mismo miércoles, el secretario general de la UPDS, Jean-Marc Kabund, ha resaltado que el nuevo Gobierno "no tiene ningún crédito, ni a nivel nacional ni internacional", según ha informado la emisora local Radio Okapi.

Asimismo, ha recalcado que Kabila "no tiene ninguna intención de organizar elecciones en el país", denunciando nuevamente una violación por parte de las autoridades del citado acuerdo del 31 de diciembre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies