Los campamentos de ganado de Sudán del Sur ya cuentan con varias escuelas

SOUTHSUDAN-EDUCATION/CATTLE
THOMSON REUTERS FOUNDATION / STE / STEFANIE GLINSK
Publicado 19/03/2018 17:37:23CET

MINGKAMAN, SUDÁN DEL SUR, 19 Mar. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Algunas organizaciones humanitarias están creando centros de educación ambulantes en los campamentos de ganado de Sudán del Sur con el objetivo de instruir a una "generación perdida", según ha confirmado la ONU.

Dado su modo de vida nómada, la educación de los pastores es especialmente difícil. La ONU estima que casi tres cuartos de la población adulta del país es analfabeta.

"El campamento de ganado es como una ciudad. Tenemos nuestras casas, pequeñas tiendas y una iglesia. Necesitamos contar también con una escuela", ha declarado una de las mujeres de esta comunidad, Mary Amal.

Los campamentos de ganado -- zonas a las que se desplazan los nómadas de Sudán del Sur para buscar pasto durante la estación seca que va de diciembre a mayo -- son unos de los lugares más remotos del mundo.

Para los menores, los seis meses que pasan allí son la única oportunidad que tienen de aprender a leer y escribir. "Muchos de ellos no han asistido nunca a cursos educativos", ha señalado la directora del proyecto, Ezana Kassa, una de las responsables de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Gracias a las ONG, los campamentos ya cuentan con tres profesores y casi 100 alumnos. "Fui instruido para ser profesor ambulante y actualmente doy clases cada mañana", ha declarado uno de los maestros de la zona, Abuoch Madit.

Sin embargo, sólo una quinta parte de los estudiantes son chicas ya que la mayor parte del tiempo trabajan en el campo y durante los periodos de menstruación se quedan en casa. "Nunca he podido asistir a la escuela. Crecí trabajando en casa y luego me casé", ha dicho Amal, que a sus 24 años está comenzando a leer.

Sudán del Sur vive inmerso en una guerra civil desde finales de 2013, cuando comenzaron los enfrentamientos entre las tropas leales al presidente, Salva Kiir, y las fuerzas vinculadas a su exvicepresidente y actual líder rebelde, Riek Machar.