Deserta un presentador del principal canal de televisión gubernamental

Actualizado 03/07/2012 10:24:18 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presentador de la cadena de televisión gubernamental siria Al Dunia y colaborador del canal Al Ijbariya Ghatan Sleiba ha desertado este lunes y ha anunciado que filtró información de Inteligencia a los rebeldes durante los últimos siete meses.

"Soy el primero y probablemente será el último", ha dicho Sleiba en una entrevista concedida al diario británico 'The Guardian' en el sur de Turquía, en referencia a la ausencia de deserciones en el aparato informativo del Gobierno. "Hay otros que quieren huir, pero hay más que aman el régimen desde lo más profundo de sus corazones", ha dicho.

Sleiba, de 33 años de edad, llegó a Turquía el miércoles pasado tras un viaje desde la localidad de Hassaka, en el este de Siria, donde ha estado cubriendo la información en el este del país. En este sentido, ha dicho que las guerrillas de la oposición prácticamente controlan gran parte del este, especialmente los alrededores de las grandes localidades.

"Esta es una de las cosas de las que nunca querían que habláramos. Lo que hacíamos allí no era informar. Era actuar como la lengua del régimen. Estuve allí tanto tiempo como pude para ayudar a los revolucionarios, pero ya no podía más", ha manifestado Sleiba.

Al Dunia es parcialmente propiedad del primo del presidente sirio, Bashar al Assad, Rami Majlouf, uno de los miembros más importantes del círculo cercano del mandatario. La cadena se ha adherido a la postura oficial de que el levantamiento en el país es un complot azuzado por Occidente y varios países suníes de la región --Turquía y las monarquías del Golfo-- para utilizar a insurgentes vinculados con Al Qaeda para derrocar el Gobierno.

Sleiba ha revelado que, antes de las entrevistas, entregaba a la gente las respuestas de las preguntas. "Aquellas respuestas y los asuntos de las cosas sobre las que hablar nos eran entregadas por el líder del partido Baaz en la zona o por la división de seguridad política", ha agregado.

Asimismo, ha señalado que empezó a tener dudas sobre la versión oficial tras dos meses de levantamiento, que se inició en marzo de 2011. "Muchos de nosotros sabíamos que no eran terroristas contra los que luchábamos. Era gente que quería sus derechos, pero era difícil hacer algo. Tenemos familias y necesitamos protegerlas", ha apuntado.

Según su relato, se puso en contacto en noviembre con el Ejército Libre Sirio (ELS), primero cerca de Hassaka y después en Turquía, para comunicar que quería huir. "Me dijeron que era más útil para ellos si permanecía en mi trabajo, y desde entonces hablamos por Skype, a través de donde les dije lo que sabía sobre los movimientos del régimen y del Ejército".

Por otra parte, Sleiba ha acusado a las unidades de Inteligencia sirias en el este del país de enviar a gente para atacarle con un cuchillo y robarle unos 2.000 dólares (1.587 euros) antes de culpar a los rebeldes de la agresión. "El ELS necesita ganarse la confianza de la gente en nuestro área, y lo han hecho. Sabemos quiénes son sus miembros y sus comandantes, y ellos no han hecho esto, de ninguna manera. Fue el régimen", ha subrayado.

Así, Sleiba ha dicho que ahora está buscando un trabajo en algún canal de televisión opositor, aunque ha reconocido que será difícil. "Cuando llegué aquí conocí a un miembro de Al Yazira que me dijo que era un espía del Gobierno con un problema psicológico. La gente pronto sabrá que la verdad es algo muy poderoso, y eso es por lo que estoy aquí", ha apostillado.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)