EEUU muestra su "decepción" por el nombramento de Tshibala como primer ministro de RDC

Publicado 12/04/2017 7:12:04CET

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha expresado este martes su "decepción" por el nombramiento de Bruno Tshibala como primer ministro de República Democrática del Congo (RDC), subrayando que las partes "no lograron un acuerdo" sobre la elección de la persona que iba a ocupar el cargo.

En su comunicado, la Embajada estadounidense en el país africano ha recalcado que "una rápida y total aplicación del acuerdo por parte del Gobierno (...) es fundamental para garantizar la primera transferencia de poder pacífica y democrática en RDC".

"Es también esencial garantizar que el deseo del pueblo congoleño a votar en unas elecciones libres y justas es respetado", ha dicho, lamentando "la incertidumbre sobre el compromiso del Gobierno para aplicar el acuerdo y celebrar elecciones a finales de 2017".

Por otra parte, ha pedido a los líderes de la coalición opositora que trabajen con la Conferencia Episcopal Nacional de Congo (CENCO) y otras partes firmantes del acuerdo del 31 de diciembre a tal fin.

"Estados Unidos pide tanto al Gobierno como a los líderes de la oposición política que eviten más declaraciones o acciones que puedan incitar a la violencia", ha dicho, advirtiendo de que "el país está preparado para imponer restricciones a los individuos que minen las instituciones democráticas de RDC".

Tshibala ha iniciado este mismo martes las consultas de cara a la formación de un nuevo Gobierno en el país, tal y como ha desvelado Tshibangu Kalala, miembro de la opositora Plataforma.

Está previsto que el primer ministro se reúna este miércoles con miembros de la Mayoría Presidencial, la oposición y organizaciones civiles para continuar con las conversaciones, tal y como ha recogido el diario local 'Actualité'.

El propio Tshibala afirmó el lunes que el presidente del país, Joseph Kabila, le había pedido durante su primera reunión desde que fue nombrado primer ministro el viernes que forme Gobierno "sin más demora".

Asimismo, recalcó que los principales objetivos de su Gobierno será organizar las elecciones, mejorar la seguridad y lograr avances a nivel macroeconómico.

Las declaraciones de Tshibala tuvieron lugar tras una jornada en la que las fuerzas de seguridad emplearon gases lacrimógenos para dispersar las manifestaciones convocadas por la oposición en varias ciudades del país para exigir al Gobierno que cumpla con el acuerdo para la transición política.

LAS PROTESTAS POR EL NOMBRAMIENTO DE TSHIBALA

El objetivo de las manifestaciones era protestar por la designación como primer ministro de Tshibala, antiguo miembro del principal partido opositor de RDC, algo que, según la oposición, viola el acuerdo alcanzado el pasado 31 de diciembre.

El nuevo primer ministro fue expulsado de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS) el mes pasado por cuestionar la designación del sucesor del histórico líder opositor Etienne Tshisekedi, que murió en febrero.

Kabila estaba obligado a poner en el cargo a un representante opositor, celebrar elecciones antes de que acabe el año y abstenerse de cambiar la Constitución para intentar presentarse de nuevo.

El hijo de Tshisekedi, Felix, que ha asumido las riendas de la UDPS, ha acusado a Kabila de violar el pacto por nombrar a Tshibala, al que no considera un dirigente opositor. "Seguimos exigiendo que se cumpla el acuerdo", dijo a Reuters el pasado viernes.

Tshibala, por su parte, tendió la mano el lunes a la oposición para trabajar de cara a la organización de las próximas elecciones.

"El llamamiento que hago es sincero. Mis brazos están abiertos. Es juntos como tendremos éxito ante el desafío de avanzar hacia un mañana que pide nuestro pueblo, que tanto ha sufrido", dijo.

El proceso de designación del primer ministro se convirtió en el principal escollo del acuerdo. Kabila pidió a la oposición que presentase tres nombres para que él escogiese a uno como primer ministro, mientras que los opositores pretendían elegir directamente a una persona.

El pacto garantizaría el que podría ser el primer traspaso pacífico de poderes en el país africano desde la independencia en 1960. Kabila llegó al poder en 2001, en sustitución de su padre, Laurent, que murió asesinado, y se negó a abandonar el cargo el pasado diciembre, tras el aplazamiento de las elecciones previstas para ese mes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies