El Ejército de Pakistán mata a un presunto miliciano de Lashkar-e-Jhangvi durante una redada

Publicado 17/05/2018 7:26:34CET

QUETTA (PAKISTÁN), 17 May. (Reuters/EP) -

El Ejército de Pakistán ha matado a un presunto miembro del grupo terrorista Lashkar-e-Jhangvi (LeJ) en una redada en la provincia suroccidental de Baluchistán, según han informado este jueves medios del Ejército.

Un oficial de la Inteligencia del Ejército ha sido asesinado y otros soldados han resultado heridos durante la operación dirigida contra Salman Badeni, jefe de la región de Baluchistán de LeJ, en las afueras de la capital provincial, Quetta.

Badeni ha estado "involucrado en los asesinatos de más de 200 miembros inocentes de la comunidad y la policía Hazara", ha afirmado el Ejército en un comunicado.

Los militares también han publicado imágenes de un miliciano salpicado de sangre que yacía muerto en el suelo, junto con fotos de municiones y lo que parece ser material para fabricar bombas.

El LeJ considera a los chiíes apóstatas y ha llevado a cabo decenas de bombardeos sangrientos y ataques con armas en Baluchistán en las últimas dos décadas, la mayoría de ellos dirigidos a la comunidad chií Hazara.

A principios de este mes, los miembros de la comunidad de Hazara iniciaron una huelga de hambre en Quetta para protestar por la reciente ola de asesinatos y exigir una mayor protección en la provincia rica en recursos que ha estado plagada de violencia e insurgencia.

En los últimos años, milicianos de Estados Islámico también han atacado la comunidad Hazara en Baluchistán.

Los Hazaras cancelaron la protesta tras reunirse con el poderoso jefe del Ejército de Pakistán, el general Qamar Javed Bajwa, que prometió una mayor protección y que los que atacan a Hazara "sufrirán el doble".

La violencia en Baluchistán también es una preocupación para China, que ha expresado su preocupación por la seguridad en la provincia que alberga una ruta clave en el Corredor Económico de China Pakistán (CPEP) de 57.000 millones de dólares, un enlace de transporte y energía que se extenderá desde el oeste de China hasta Pakistán.

Milicianos islamistas han matado a miles de personas en Pakistán desde principios de la década del 2000, en un intento por imponer una versión de línea dura del Islam.