La FAO alerta de una situación alimentaria "sin precedentes" por sequías y conflictos

Un niño con signos de malnutrición en Sudán del Sur
SIEGFRIED MODOLA / REUTERS
Actualizado 03/03/2017 9:08:43 CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU ha alertado de unas necesidades alimentarias "sin precedentes" en todo el mundo por la persistencia de las sequías en zonas como el este de África y la continuación de conflictos en países como Yemen, Sudán del Sur o Nigeria.

"Nunca antes nos hemos enfrentado a cuatro amenazas de hambruna en varios países simultáneamente", ha subrayado el director general de la FAO. Sudán del Sur ya figura oficialmente en esta categoría, a la que podrían sumarse próximamente Nigeria, Somalia y Yemen.

El informe 'Perspectivas de Cosecha y Situación Alimentaria' de la FAO recoge que al menos 37 países necesitan asistencia externa, 28 de ellos en África, según un comunicado. Las sequías y los conflictos lastran los avances en la producción y la distribución de ayuda.

El caso de Sudán del Sur es especialmente preocupante y la hambruna ya golpea dos condados del estado de Unidad. En total, unos 4,9 millones de personas de todo el país precisan ayuda alimentaria y la situación podría empeorar.

La FAO ha advertido también de que en Yemen existe una posibilidad "muy alta" de que se termine declarando la hambruna, principalmente por la persistencia del conflicto entre el Gobierno y los rebeldes huthis. Alrededor de 17 millones de personas, dos terceras partes de la población, sufren inseguridad alimentaria.

La situación se repite en el norte de Nigeria, donde 8,1 millones de personas atraviesan graves necesidades, y en Somalia, donde la FAO estima que 2,9 millones de personas llevan seis meses sufriendo carencias de alimentación.

El informe, no obstante, destaca un buen contexto general en materia de producción de alimentos, como lo demuestran la subida del nivel de cereales en 2016. Las perspectivas también son favorables para 2017 y, aunque la producción de trigo caerá en torno al 1,8 por ciento a nivel global, este descenso se debe en gran medida a la caída del 20 por ciento de la producción en Estados Unidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies