Las fuerzas israelíes bloquean la localidad del palestino que asesinó a tres personas este martes

Contador
Militares israelíes cerca del lugar de un ataque en Cisjordania
REUTERS / AMMAR AWAD
Publicado 26/09/2017 21:34:47CET

JERUSALÉN, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Israel han cerrado todos los accesos a la localidad cisjordana de Beit Surik, donde residía el palestino de 37 años que este martes ha matado a tiros a un agente fronterizo y dos guardias de seguridad israelíes en las inmediaciones del asentamiento judío de Har Hadar.

El asesino, identificado como Nimr Mahmud Ahmed Jamal, vivía junto a su familia en Beit Surik. Murió abatido en un tiroteo con las fuerzas israelíes, aunque antes logró causar tres víctimas mortales y un herido, en uno de los ataques más graves registrados en la zona recientemente.

Un portavoz del Ejército de Israel ha confirmado a la agencia de noticias palestina Maan que todos los accesos a Beit Surik están sellados hasta nuevo aviso, de tal forma que sólo podrán entrar o salir de la zona quienes aleguen razones humanitarias o estén dispuestos a pasar exhaustivos controles de seguridad. También está bloqueada la cercana localidad de Beit Iksa.

Las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos acusan a Israel de emprender castigos colectivos como éste en respuesta a los ataques y denuncian de forma recurrente no sólo los bloqueos de pueblos enteros, sino la demolición de las viviendas de los atacantes, la detención de familiares o la retención de los cuerpos.

El ministro de Vivienda, Yoav Galan, ha amenazado con deportar a toda la familia de Jamal a Siria. Una de sus hijas ha publicado una carta en la que acusa al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de "obligar" a su padre a matar y morir por la causa palestina.

CONDENA ISRAELÍ

Tanto Netanyahu como su ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, han culpado del último incidente a la Autoridad Palestina, que según Lieberman sigue "incitando el asesinato de judías y glorificando a los asesinos". Un miembro de la facción palestina Al Fatá, Munir al Jaghoub, ha devuelto las culpas asegurando que "Israel es el unico responsable de las reacciones a los crímenes de la ocupación".

El ataque amenaza con enturbiar el proceso de reconciliación en ciernes entre Al Fatá, que controla Cisjordania, y Hamás, que desde hace una década ha gobernado la Franja de Gaza. Este último movimiento es partidario de una línea más dura contra Israel, contra el que ha llegado a combatir militarmente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies