El gobernador de Puerto Rico dice que está llegando ayuda a áreas rurales azotadas por el huracán 'María'

Publicado 01/10/2017 14:22:36CET

SAN JUAN (PUERTO RICO), 1 Oct. (Reuters/EP) -

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, ha declarado este domingo que los esfuerzos por restaurar el servicio de telefonía móvil, de repostaje de combustible y otras necesidades básicas para los residentes rurales de la isla están avanzando, pese a que muchos habitantes en esas localidades dicen sentirse olvidados.

"Reconozco que ahora mismo, es la fila para el combustible o para la máquina de ATM (el cajero automático), estamos limitados", ha declarado a Reuters el gobernador en una entrevista realizada el sábado en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, que es la sede provisional del Gobierno.

"Pero si ves los números, hay un camino sostenido de mejoría", ha agregado Rosselló, mientras más de la mitad de los 3,4 millones de habitantes de Puerto Rico carecen de acceso a agua potable 11 días después de que el huracán María azotó al Estado libre asociado a Estados Unidos y un 95 por ciento aún no tiene energía eléctrica, según el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Se prevé que algunos estén sin energía durante meses.

Sin embargo, funcionarios de la Administración Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) han confirmado que un tercio de la red de telecomunicaciones de la isla había sido restaurado y que 765 estaciones de servicio, más de la mitad, tenían combustible, aunque no estaba claro cuánto.

'María', la tormenta más poderosa que ha afectado a Puerto Rico en casi 90 años, destruyó carreteras, lo que hace difícil el desplazamiento para conseguir alimentos, agua y combustible en distintos sectores de la isla.

En los poblados rurales de Salinas y Fajardo, la gran mayoría de los lugareños informaron no tener servicio de telefonía celular el viernes y sábado, y afirmaron que no habían visto a funcionarios locales ni federales en el área.

Sin embargo, Rosselló ha refutado la idea de que el Gobierno no esté llegando a poblados rurales, una percepción que, ha dicho, podría obedecer a una "severa limitación con las comunicaciones". "Yo fui personalmente a Salinas con siete camiones de la Guardia Nacional llenos de comida y agua", ha asegurado, aunque admitió que "siempre puedes hallar a alguien que no ha recibido recursos y reconozco eso".