El Gobierno francés ofrece asilo a los cristianos de Mosul

Actualizado 07/07/2015 21:58:32 CET

PARÍS, 28 Jul. (Reuters/EP) -

Francia ha anunciado este lunes que está preparada para recibir a los cristianos del norte de Irak a los que el Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS)-- haya impuesto el pago de un canon religioso para no ser ejecutados.

Los ministros de Exteriores e Interior franceses han declarado este lunes que el país está preparado para facilitar asilo en su territorio a los desplazados y que están en contacto permanente con autoridades locales e internacionales para "asegurar que se hace todo lo posible para protegerlos". "Estamos proporcionando ayuda a los desplazados que huyen de las amenazas del Estado Islámico y a los que han buscado refugio en Kurdistán", han añadido.

Los insurgentes de la organización islamista han invadido en junio gran parte del norte del país, obligando a centenares de familias cristianas de Mosul a abandonar la ciudad. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha condenado este el tratamiento que el colectivo cristiano estaba recibiendo y ha creado un comité de ayuda a aquellos que se hayan quedado sin hogar, aunque no ha dicho cuando intentará recuperar el control de la ciudad el Ejército iraquí.

El Estado Islámico publicó el pasado viernes un comunicado por el que obligaba a todas las mujeres de Mosul a usar velo integral a riesgo de ser castigadas severamente de no cumplir el mandato, que forma parte de una serie de instrucciones sobre el vestuario e higiene impuestas a la población en una campaña que busca imponer su vertiente radical del Islam.

ERRADICACIÓN DE OTRAS VERTIENTES RELIGIOSAS

Los insurgentes han estado erradicando sistemáticamente cualquier influencia religiosa o cultural que aprecien no islámica, considerando infieles merecedores de la muerte a la mayoría de los chiíes de Irak.

Además, el grupo extremista ha destruido en las últimas semanas múltiples lugares de culto de las comunidades chií, cristiana, sufí y yazidí, así como de cualquier otro grupo opuesto a su interpretación radical del Islam y ha dado un ultimátum a los residentes kurdos y cristianos de Mosul para que abandonen la ciudad o se expongan a ser ejecutados.

El líder de la Iglesia Católica Caldea, la principal iglesia del país, Louis Raphael Sako, valoró que los milicianos del Estado Islámico son peores que el líder mongol Genghis Khan y su nieto Hulagu, que redujeron a cenizas Bagdad.

"¿Cómo es posible que en el siglo XXI se expulse de sus casas a la gente por ser cristianos, chiíes, suníes o yazidis?", se preguntó. "Las familias cristianas han sido expulsadas de sus casas, sus bienes han sido robados, y sus viviendas han sido expropiadas en nombre del Estado Islámico", explicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies