Irlanda perseguirá a los clientes de prostitución

 

Irlanda perseguirá a los clientes de prostitución

Una mujer en un club de Austria
LEONHARD FOEGER / REUTERS
Actualizado 23/02/2017 21:02:58 CET

LONDRES, 23 Feb. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

El pago de dinero a cambio de sexo es delito desde este miércoles en Irlanda, un país que aspira a combatir la trata de personas y proteger a mujeres en situación vulnerable con una nueva legislación que persigue únicamente a los clientes de prostitución.

La nueva normativa contempla multas de hasta 500 euros para los clientes denunciados por primera vez, mientras que la pena se dobla a 1.000 euros en el caso de reincidentes. Si la prostituta es víctima de la trata de personas, el castigo se eleva a cinco años de cárcel.

Canadá, Suecia, Noruega o Islandia ya cuentan con medidas similares a la adoptada por Irlanda, aunque los cambios no han estado exentos de polémica. Organizaciones y afectados dudan de si la nueva ley protegerá a las mujeres o hará de la prostitución una práctica aún más clandestina.

"Esta ley, por primera vez en nuestra historia, atribuirá la responsabilidad legal a los explotadores en lugar de a los explotados", ha celebrado Rachel Moran, que trabajó durante siete años como prostituta. Esta activista confía en que servirá, además, para "educar a las futuras generaciones" sobre la perversión de una práctica extendida.

En el otro lado se sitúan voces como la de Laura Lee, una trabajadora del sexo licenciada en Derecho que ha previsto más ataques contra prostitutas y hará "diez veces más duro" su día a día. Para Lee, la nueva ley es "una pantalla de humo" que no ataja el problema de fondo: la trata.

La campaña Turn Off The Red Light (Apaga la Luz Roja) cifra en cientos las mujeres que han sido víctimas de la trata y asegura que más de una cuarta parte proceden de países como Nigeria, Brasil, Colombia, Rumanía y Bulgaria.

Muchas llegan engañadas. "Les dijeron que iban a trabajar de niñeras y aprender inglés, pero terminaron en un burdel", ha lamentado la responsable de la organización Ruhama, Sarah Benson. Algunas terminan atrapadas en un cúmulo de deudas como contraprestación por las gestiones de viaje o alquiler.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies