Los manifestantes de Irak reivindican un cambio de régimen: "Esto no es una protesta, sino una revolución"

Manifestación en Kerbala
REUTERS / ABDULLAH DHIAA AL-DEEN
Actualizado 15/07/2018 21:42:18 CET

Al menos seis personas habrían muerto por los disparos de la Policía

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Los manifestantes que por séptimo día consecutivo han salido este domingo a las calles de las principales ciudades del sur de Irak han reivindicado la necesidad de un cambio de régimen. Por el momento hay dos muertos confirmados por disparos de la Policía en Samawa, pero otras fuentes afirman que hay al menos otros cuatro fallecidos en la ciudad de Basora.

Las movilizaciones comenzaron para denunciar el paro, la corrupción y los deficientes servicios públicos, pero ahora exigen cambios políticos: "esto no es una protesta, sino una revolución", ha explicado uno de los participantes en las manifestaciones de Nayaf.

"Las demandas están claras. El motivo por el que ha salido la gente a la calle y se ha tomado el aeropuerto es para demostrar algo al régimen: la gente ya no quiere este régimen. No quieren partidos ni elecciones", ha afirmado Alí en declaraciones a la televisión kurdo-iraquí Rudaw.

"Esto no es una protesta. Esto es una revolución. Esta es una revolución del pueblo de Nayaf. El pueblo de Irak ha sufrido bastante ya. Estas protestas no están vinculadas a ningún partido político ni hay ninguna persona que las controle. Son gentes de Nayaf, jóvenes y hombres de las tribus", ha añadido.

"Cientos de personas han intentado asaltar el tribunal. Nos dispararon. No está claro quién disparaba. No tuvimos más alternativa que abrir fuego", ha explicado un policía en declaraciones a Reuters en referencia a los fallecidos en Samawa.

AL MENOS SEIS MUERTOS

Estos dos muertos se sumarían a los cuatro fallecidos también este domingo por disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Basora. Fuentes de las fuerzas de seguridad han informado en declaraciones bajo condición de anonimato recogidas por el portal IraqiNews de estos fallecidos, que no han sido confirmados oficialmente.

Los agentes "abrieron fuego contra un grupo de manifestantes reunidos frente a la sede del consejo provincial de Basora con la intención de asaltarlo y cuatro manifestantes han muerto y tres más han resultado heridos", ha apuntado la fuente.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, ha pedido a las fuerzas de seguridad mantenerse en alerta, pero no abrir fuego contra manifestantes desarmados. Al Abadi se ha dirigido a la nación a través de la televisión pública: "El pueblo iraquí tiene derecho a manifestarse pacíficamente", pero ha advertido de que "sacar las protestas de contexto podría hacer que el país dé marcha atrás".

Así, Al Abadi ha advertido a quienes quieren generar "caos" y atacar a las fuerzas de seguridad, "un grupo de vándalos que intentan aprovechar las demandas de los ciudadanos para poner en peligro al país".

Por su parte, el ministro del Interior, Qasim al Arayi, visitaba el sábado la plaza Tahrir de Bagdad acompañado por un fuerte dispositivo de seguridad. "Nuestro deber es dar seguridad a todos los iraquíes, escuchar sus demandas y respetar a los manifestantes que se expresen de forma pacífica y civilizada; con la dignidad propia de los iraquíes y de su país, pero quienes ataquen a las instituciones gubernamentales, a las fuerzas de seguridad y los proyectos de inversión del país están en contra del pueblo y serán tratados conforme a la ley", advirtió.

TOQUE DE QUEDA EN CUATRO PROVINCIAS

Sin embargo, los manifestantes han denunciado que las fuerzas de seguridad están persiguiendo a los activistas "como si fueran criminales" y han denunciado la presencia de fuerzas especiales enviadas desde Bagdad. "Hemos estado oprimidos. No hay electricidad, ni agua y ningún servicio", ha asegurado otro manifestante, Mohamed Ahmad, desde Bagdad, donde las fuerzas de seguridad también están en máxima alerta.

Las movilizaciones comenzaron en la provincia de Basora, en el extremo sur de Irak, el pasado fin de semana, y se han extendido a otras provincias como Amara, Nasiriya, Kerbala, Nayaf y partes de Bagdad. Las autoridades decretaron este sábado el toque de queda en cuatro provincias meridionales debido a las protestas, según ha informado la cadena de televisión Al Arabiya.

Los manifestantes han cortado carreteras y han tomado edificios como el aeropuerto de Nayaf, por lo que los vuelos con destino a esta ciudad santa chií han sido desviados a Bagdad.

Protestan contra la corrupción, el paro y la falta de eficacia en la gestión de las instituciones y servicios públicos, pero tras la falta de respuesta se extienden las demandas de un "cambio de régimen" en un eco de la Primavera Árabe de 2011.