MSF alerta de una posible "crisis sanitaria" en los campamentos de refugiados de Tanzania

 

MSF alerta de una posible "crisis sanitaria" en los campamentos de refugiados de Tanzania

Llegada de un autobús con refugiados de Burundi al campamento de refugiados de N
LOUISE ANNAUD / MÉDICOS SIN FRONTERAS
Actualizado 02/03/2017 8:58:07 CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado este miércoles de una posible "crisis sanitaria" en los campamentos de refugiados en Tanzania.

En su comunicado, la organización ha indicado que unos 290.000 refugiados, cerca del 75 por ciento de ellos, burundeses, se encuentran "apiñados" en los campamentos de Nyarugusu, Mtendeli y Nduta, recalcando que las instalaciones están sometidas a una gran presión.

Durante el mes de enero se registró la mayor entrada de refugiados en un solo mes en Tanzania desde mayo de 2015, con cerca de 19.000 personas, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Existe el temor real de que presenciemos una crisis sanitaria si el abarrotamiento es mayor y las instalaciones son incapaces de satisfacer las necesidades de la gente que llega", ha dicho el director de la misión de MSF, David Nash.

El campamento de Nduta, que ya estaba lleno en noviembre de 2016, aloja en la actualidad a 117.000 personas, más del doble de su capacidad inicial. Con unas llegadas previstas de entre 600 y mil personas cada día, se espera que pueda alojar a 150.000 refugiados a mediados de abril.

Por ello, Nash ha reiterado el llamamiento de MSF a favor de la instalación de un cuarto campamento, lamentando que "aún no se hayan visto acciones concretas" en este sentido.

"A pesar de que las agencias han empezado a aumentar la ayuda, la respuesta humanitaria no alcanza para responder el ritmo de llegadas. Con un alojamiento insuficiente, la gente se ve obligada a pasar más tiempo en refugios comunitarios abarrotados, donde el riesgo de enfermedades es mucho mayor", ha relatado.

La malaria es una de las principales preocupaciones sanitarias en el campamento de Nduta, especialmente ante la llegada de la temporada de lluvias.

En enero, MSF atendió a cerca de 17.000 personas por esta enfermedad en Nuda y Nyarugusu. Asimismo, son frecuentes la diarrea, las infecciones respiratorias y las enfermedades cutáneas.

Desde abril de 2015, todos los burundeses que han llegado a Tanzania han recibido el estatus de refugiado, si bien las autoridades del país han decidido revocar esta decisión, lo que implica que las nuevas llegadas serán tratadas caso a caso.

"Tanzania ha acogido generosamente en los últimos años a cientos de miles de refugiados que huyen de graves crisis", ha reconocido Nash, resaltando que "los donantes internacionales deben incrementar drásticamente su apoyo al Gobierno para garantizar que sigue respetando las convenciones de refugiados y dando refugio seguro mientras la gente siga huyendo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies