Obama afirma que no ha dibujado una 'línea roja' en las Senkaku/Diaoyu y aboga por el diálogo

Publicado 24/04/2014 7:02:51CET

TOKIO, 24 Abr. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado este jueves que el tratado de seguridad entre Washington y Tokio incluye las islas en disputa entre Japón y China, si bien ha resaltado que no ha dibujado ninguna 'línea roja' en el asunto, incidiendo en la necesidad de resolver el asunto de forma diplomática.

Las declaraciones de Obama han tenido lugar tras un encuentro en Tokio con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien ha afirmado que ambos países han acordado cooperar en un amplio rango de asuntos a nivel de seguridad y defensa.

China y Japón han mantenido unas relaciones tensas en torno a las islas Senkaku/Diaoyu, consideradas territoriales por Japón. La tensión bilateral se disparó el 11 de septiembre de 2012, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros).

Desde entonces, miles de patrulleras chinas y, en menor medida, taiwanesas se han adentrado en las aguas de las islas Senkaku/Diaoyu para reivindicar ante Japón los derechos soberanos de Pekín y Tapei sobre las mismas.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies