Oxfam advierte de que RCA está en "un punto de inflexión" tras los últimos ataques

Desplazados en Bría (RCA)
HAROUN ABOUBAKAR/OXFAM
  
Actualizado 21/05/2017 9:17:38 CET

Reclama que se refuerce a la MINUSCA y que se destinen más fondos para atender a los 2 millones que necesitan ayuda

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

República Centroafricana (RCA) se encuentra en "un punto de inflexión" como consecuencia de la ola de ataques que se han venido sucediendo en las últimas semanas que parecen un "intento de desestabilización global" de un país en el que casi la mitad de la población necesita ayuda humanitaria, ha advertido el director de Oxfam en RCA, Ferrán Puig.

En el este del país se han sucedido "un ataque tras otro" que parecen un "intento de desestabilización global del país", ha explicado, haciendo referencia a los ataques llevados a cabo presuntamente por las milicias 'anti-balaka', integradas predominantemente por cristianos, contra localidades como Bangassou, Alindao o Bria.

En esta última ciudad, en la que Oxfam tiene una base, los ataques han dejado 20.000 nuevos desplazados. Según ha contado Puig por teléfono a Europa Press, esta viernes la base de la ONG en Bria han sido asaltadas, por lo que el equipo ha tenido que refugiarse en la base de la Misión de la ONU en el país (MINUSCA), al igual que han hecho otras organizaciones humanitarias.

Actualmente, ha precisado, en Bria solo hay dos barrios habitados, uno de ellos controlado por una milicia local, mientras que el resto de habitantes se han trasladado a la base de la MINUSCA, además de unas 2.000 que estarían en torno al hospital. Además, numerosas casas han sido quemadas.

El responsable de Oxfam ha reconocido que "se veía venir" lo que está sucediendo, si bien los meses siguientes a la elección del presidente Faustin Touadéra en marzo de 2016 hubo una relativa calma y el número de desplazados internos y de refugiados había experimentado una "reducción tímida", principalmente en el caso de Bangui, la capital.

"Desde agosto se han ido abriendo un frente tras otro y ahora es un punto de inflexión", ha subrayado Puig, incidiendo en que al principio se decía que quienes atacaban "eran grupos aislados pero ahora parece una cosa demasiado general como para no estar estructurada". "El temor es quién está detrás y cuál será el próximo paso, ha admitido.

OXFAM

TENSIÓN ENTRE LA COMUNIDAD MUSULMANA

Además, el hecho de que el ataque registrado el pasado fin de semana en Bangassou, una localidad en la frontera con República Democrática del Congo (RDC), "estuviera centrado en la comunidad musulmana ha creado tensiones en el esto del territorio". "En Bangui se siente la tensión en las zonas musulmanas", ha reconocido, confiando en que "la situación no se desborde en el resto del país y que siga controlado".

Aunque, según Puig, parece haber un "cambio de actitud positivo" por parte de la MINUSCA que se muestra "más reactiva" y con una "mayor presencia de sus patrullas", si bien RCA es un país enorme, "del tamaño de España y Portugal juntos". "Hay una falta importante de medios, puesto que hay solo unos 10.000 efectivos para garantizar la seguridad en un territorio que además es muy tropical", ha añadido, admitiendo que "hacen lo que pueden".

En este sentido, el responsable de Oxfam ha considerado "esencial reforzar el papel de la MINUSCA" con el fin de que puede mejorar la seguridad en el país. "Si las organizaciones humanitarias no tenemos acceso no podremos llegar y a atender a quienes nos necesitan", ha sostenido, recordando que según cifras de la ONU hay 2 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, más de 400.000 desplazados y más de 480.000 refugiados.

"Las necesidades humanitarias son enormes" pero a pesar de ello no están llegando los fondos necesarios para cubrirlas, ha lamentado Puig. La ONU ha pedido 399,5 millones de dólares para 2017, pero esa cantidad se calculó en septiembre, cuando la situación era más tranquila, ha resaltado, y no se incluyeron los fondos destinados a la reconstrucción del país.

"Se pideron muchos menos fondos y ahora el contexto ha cambiado completamente y la situación no es la misma", ha resaltado el responsable de Oxfam, incidiendo en que "se ha recibido solo el 16 por ciento y estamos ya en mayo". "Es muy importante que los donantes vuelan a despertar porque sino no vamos a dar abasto", ha reclamado.

OXFAM

Puig ha explicado que en RCA, a priori, no existe un riesgo de hambruna dado que se trata de un país de selva tropical no hay problemas para cultivar. El problema estaría, ha añadido, si la población, al verse desplazada, no puede acceder a sus campos de cultivo, ya que entonces "podríamos ver a niños con problemas de nutrición como vimos en el pasado.

Es mucho más crítico, ha precisado, el acceso al agua. En Bria, por ejemplo, el hecho de que Oxfam ya estuviera presente facilita las cosas, aunque los pasos que había dado para establecer una estructura ahora no son suficientes para cubrir las necesidades que hay con los 20.000 desplazados.

En este sentido, ha indicado que es especialmente preocupante el hecho de que solo hay 58 letrinas, que antes eran suficientes para los 2.000 desplazados que había pero ahora no lo son para las nuevas cifras, por lo que los desplazados defecan en todas partes, con los consiguientes riesgos para la salud que esto conlleva. "Hay un riesgo de infección enorme y esto es un problema gordo", ha prevenido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies