Los países de la UE, divididos sobre cómo responder a la crisis de refugiados

Inmigrantes y refugiados llegan a Grecia
REUTERS
Publicado 04/09/2015 19:32:39CET

BRUSELAS, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE se han mostrado divididos este viernes sobre cómo responder a la crisis de refugiados y especialmente en torno a la idea de repartir los refugiados en base a cuotas obligatorias, que rechazan de plano los países centroeuropeos, con Hungría a la cabeza.

"Europa no tiene el derecho de dividirse frente a un desafío como este", ha avisado el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, que ha dejado claro que "las recriminaciones no van a ayudar a controlar el problema", en declaraciones a su llegada a la reunión informal con sus homólogos en Luxemburgo.

Alemania junto con Francia han insistido en la necesidad de garantizar "una distribución equitativa" de refugiados entre los diferentes países, incluido a través de cuotas vinculantes.

El jefe de la diplomacia húngara, Péter Szijarto, ha considerado "muy injusto" que países de la UE critiquen a Hungría por "defender" la frontera y "cumplir" con las normas que le obligan a impedir la salida de refugiados del país sin antes registrarles y ha avisado de que "Europa debe dejar crear sueños irrealistas y esperanzas para la gente que sólo quiere venir a Europa por motivos económicos".

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, ya dejó claro este jueves que la crisis de refugiados "no es un problema europeo" sino "un problema de Alemania" porque "todos" quieren ir a este país e insistió en que las cuotas "no son la solución".

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, ha avisado de que "no es sólo un problema de cuotas" y ha insistido en la necesidad de avanzar hacia "un sistema de solicitud de asilo común" en la Unión Europea, insistiendo en que el principio de que sea el país al que primero llega un inmigrante el que tramite su demanda de asilo "no funciona".

"Las lecciones de la historia y la experiencia de las últimas semanas deben abrir los ojos a casi todo el mundo, incluido a aquellos que pensaban que podían quedarse fuera de este proceso", ha subrayado el italiano, preguntado por el rechazo de los países centroeuropeos a aceptar un sistema de cuotas como son Hungría, Eslovaquia, Polonia y República Checa.

CARTA CONJUNTA DE ALEMANIA, ITALIA Y FRANCIA

Alemania, Italia y Francia han reclamado en una carta dirigida a Mogherini "una política de repatriación más eficaz de inmigrantes irregulares" en paralelo a "un sistema de asilo más eficaz" y una lista común de países de origen seguro, cuyos nacionales serían más fácilmente repatriados al no tener derecho de asilo, según la agencia Reuters, que ha visto la carta. Los tres países también piden "un sistema de gestión de la frontera integral" para ayudar a identificar y registrar a los inmigrantes.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha asegurado este viernes que España será "muy solidaria" dentro de "las posibilidades" para acoger a refugiados, aunque no ha avanzado ninguna cifra concreta.

Margallo ha lamentado que se ha "tardado" en afrontar "el problema" a nivel europeo y ha insistido en que se necesita "una política integral" para responder al desafío, dejando claro que "el asilo es un derecho". "Por tanto no estamos hablando de algo que se pueda negociar", ha recalcado.

El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, ha asegurado en cambio que se avanza en el debate sobre las cuotas porque "hay una voluntad muy clara de bastantes países de ir en la dirección de un reparto".

"Avanzamos", ha asegurado el belga, que ha incidido en que hay que "acoger a la gente que tiene derecho al asilo" y "asumen un enorme riesgo" para venir a Europa.

Pero ha insistido en que "sólo se puede hacer si el conjunto de la Unión Europea participa". "De modo que vamos a revenir sobre este debate de cómo repartir correctamente el esfuerzo entre 28 países miembro, entre 500 millones" de ciudadanos europeos, ha explicado.

Al margen del debate sobre las cuotas, el jefe de la diplomacia belga ha asegurado que "hay muchas otras cosas que hay que hacer" para cooperar con los países de origen, poner fin a los conflictos y combatir el tráfico de inmigrantes y "probablemente" también haya que crear "centros de acogida" en "zonas más cerca de conflicto" para "facilitar" la tramitación del derecho de asilo de los refugiados.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha querido restar importancia a las divisiones sobre la idea de cuotas obligatorias al dejar claro que las discusiones de los Veintiocho se "centrarán principalmente en nuestro trabajo con los países terceros, los países de origen y tránsito", al tiempo que ha avanzado que visitaría "muy pronto" Níger, uno de los principales países de tránsito de la inmigración a Europa. "Nuestra respuesta a la crisis de refugiados tiene que tener un enfoque coherente también con nuestras políticas internas de la Unión Europea", ha subrayado.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pedirá a los Gobiernos de la UE que acojan a otros 120.000 refugiados que se encuentran actualmente en Italia, Grecia y Hungría el próximo miércoles a la luz del agravamiento de la crisis de refugiados en el marco de un paquete de medidas que aprobará el Ejecutivo comunitario y "se suma" a la propuesta anterior que hizo en mayo para reubicar a 40.000 refugiados desde Italia y Grecia.

También propondrá un mecanismo permanente de reubicación que se activará de forma automática para ayudar a cualquier país en situación de emergencia y una lista europea armonizada de países de origen seguros, que incluirá a los países candidatos a la adhesión de los Balcanes occidentales -Serbia, Montenegro, la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Turquía.

Igualmente, avanzará una propuesta para reforzar las operaciones de retorno de inmigrantes con la participación de la agencia Frontex.