Los partidarios de Abdulá aseguran que tomarán los edificios del Gobierno si no sale ganador

Actualizado 05/07/2015 6:52:57 CET

MAZAR I SHARIF (AFGANISTÁN), 11 Sep. (Reuters/EP) -

Atta Mohamed Noor, un importante apoyo del candidato presidencial afgano Abdulá Abdulá, ha anunciado este jueves que sus partidarios saldrán a las calles y ocuparán los edificios del Gobierno si no quedan satisfechos con el resultado de la disputada elección.

Noor, que luchó contra los soviéticos en los 80 y contra los talibán en los 90, ha confirmado que habrá un levantamiento civil si la auditoría no descarta los más de dos millones de votos disputados, que convertirían a Abdulá en ganador. Noor, gobernador de la provincia de Balj en el norte, ha acabado con la llamada a la violencia y ha dicho que el movimiento de la oposición "no es una resistencia armada sino una batalla civil por los derechos de nuestra gente".

"Si no se escuchan nuestras peticiones, recurriremos a la última opción de tomar los edificios del Gobierno", ha pedido Noor a sus partidarios en un discurso en la capital provincial, Mazar i Sharif.

El resultado final de Naciones Unidas, que ha supervisado la investigación sobre las acusaciones de voto masivo, se conocerá en unos días, y el rival de Abdulá, el exministro de Finanzas Ashraf Ghani, podría ser el ganador. Abdulá, exprimer ministro de Exteriores, aseguró el mes pasado que aceptaría el resultado de la investigación de Naciones Unidas sobre el fraude como parte del compromiso del Gobierno de unidad propuesto por Estados Unidos.

El Gobierno de unidad propuesto por Estados Unidos sugiere la creación del nuevo cargo de primer ministro que iría para el perdedor y llevaría implícitos poderes significativos en el Gobierno de unidad.

La segunda vuelta de junio dio a Ghani 1,2 millones de votos sobre Abdulá, un resultado que Abdulá rechazó por falso. Ghani ya ha rechazado la creación del Gobierno de unidad y ha descartado un "Gobierno de dos cabezas".

Algunos partidarios de Abdulá han convocado nuevas protetas o incluso la creación de un Gobierno paralelo, si Ghani es declarado ganador. Este nombramiento podría volver a elevar las tensiones étnicas que provocaron la guerra civil durante la década de los 90. Abdulá cuenta con el respaldo de los tayicos y los hazaras, que componene la Alianza del Norte, mientras que Ghani está apoyado por los pastún, el grupo étnico más numeroso del país.

Washington está desesperado por evitar la inestabilidad en el país ante la inminente salida de las tropas extranjeras. Estados Unidos ha dejado a las fuerzas afganas al mando de la seguridad.