La Policía en Eslovenia va a la huelga para exigir una subida de sueldo

Publicado 12/02/2018 13:46:04CET

LIUBLIANA, 12 Feb. (Reuters/EP) -

La Policía eslovena ha comenzado una huelga este lunes para exigir una subida de un 15 por ciento de sueldo. Los agentes son los primeros en salir a la calle en una semana que va a estar plagada de protestas del sector público para conseguir un aumento salarial.

Los líderes de los sindicatos han detallado que los enfermeros detendrán su trabajo durante dos horas el martes y que los profesores se sumarán a la huelga el miércoles. Estos dos grupos también quieren conseguir un incremento de sueldo aumentando la presión sobre el Gobierno de cara a las elecciones nacionales de junio.

Alrededor de 200 agentes han protestado brevemente ante la sede del Gobierno con silbatos y con una pancarta con una caricatura del primer ministro, Miro Cerar, con las manos sobre sus oídos, lo que sugiere que no está atendiendo a sus demandas. La portavoz de la Policía, Vesna Drola, ha dicho que habrá suficientes agentes en servicio a pesar de que aún se puedan ver a algunos protestando en las calles de Liubliana, la capital del país.

Radivoj Urosevic, presidente del Sindicato de la Policía, ha manifestado a Reuters este lunes que los agentes están infravalorados y que se merecen una subida de salario que refleje las horas que trabajan. "El sueldo bruto medio de un agente es de alrededor de 1.400 euros y pedimos un aumento de 200 a 220 euros", ha declarado.

Esta manifestación ha tenido lugar menos de tres semanas después de que 30.000 funcionarios públicos hicieran una huelga de un día para exigir un aumento de sueldo. Las demandas se están dando en el marco de las noticias de que el país está en mitad de un gran crecimiento económico.

El Gobierno espera una tasa de crecimiento de 3,9 por ciento para 2018, después de que 2017 cerrase con una tasa de 4,4 por ciento (debido, principalmente, a un aumento de las exportaciones y de las inversiones). Sin embargo, la clase empresarial, incluyendo la Cámara de Comercio, han advertido de que la aprobación de aumentos excesivos de salario podrían dañar las inversiones en el país y el crecimiento de la economía y conducirían a un aumento de los impuestos.

El Gobierno esloveno, de centro izquierda, ha indicado que la mayoría de las subidas de sueldo que se han exigido no están justificadas por un aumento de la productividad y podrían amenazar la consolidación fiscal. El Ejecutivo espera acabar el año con un superávit en el presupuesto de un 0,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), después de que 2017 finalizara con un superávit de un 0,8 por ciento.