El principal partido islamista del Kurdistán iraquí anuncia que abandona la coalición gubernamental

Publicado 17/01/2018 7:16:40CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El principal partido islamista del Kurdistán iraquí, la Unión Islámica del Kurdistán (KIU), ha anunciado este martes que se retira del gobierno de la región semiautónoma, convirtiéndose en la tercera formación en hacerlo.

El líder de la KIU, Salahadín Bahadín, ha asegurado que ha trabajado para seguir formando parte del Gobierno, argumentando que no es posible por su "deber moral", según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.

"Queríamos continuar y trabajamos en este sentido, a pesar de nuestras reservas", ha dicho, recalcando que el gobierno de la región "no dio una respuesta adecuada" a sus demandas, entre ellas el retraso en los pagos a los funcionarios.

La KIU condicionó en diciembre su permanencia en el gobierno a una serie de demandas y su salida deja a los dos partidos tradicionales, el Partido Democrático del Kurdistán (KDP) y la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK) como únicos integrantes de la coalición.

El KDP, con 38 escaños, y la PUK, con 18, sumando los votos de las minorías, siguen contando con la mayoría en el Parlamento. Los partidos que han abandonado la coalición --Gorran, Komal y KIU-- suman un total de 39 escaños.

Gorran y Komal abandonaron el gobierno como señal de apoyo a las miles de personas que se manifestaron en diciembre para reclamar una mejora de los servicios públicos y protestar contra la corrupción y el recorte salarial a funcionarios.

Uno de los principales motivos de queja en la última ola de protestas fue el recorte de sueldos o directamente el impago a funcionarios. El Gobierno Regional del Kurdistán atribuye esta falta de fondos a las restricciones impuestas desde Bagdad en el marco de la crisis por el referéndum de independencia celebrado en septiembre.

El Gobierno central insiste en su demanda de que el Kurdistán iraquí cancele los resultados del referéndum de independencia celebrado el 25 de septiembre --que se saldó con una victoria del 'sí' por más del 90 por ciento-- antes de iniciar un proceso de negociaciones.

Por su parte, la región semiautónoma ha ofrecido detener sus operaciones militares y suspender los resultados de la votación a cambio de la apertura de un diálogo fundamentado en la Constitución del país.