Las principales coaliciones armadas del norte de Malí firman un nuevo acuerdo de alto el fuego

Contador
Mali.
REUTERS
Publicado 22/09/2017 6:00:37CET

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Coordinación de Movimientos del Azawad (CMA) --de mayoría tuareg-- y la Plataforma --una coalición de milicias progubernamentales-- firmado el miércoles un nuevo alto el fuego para detener "todas las hostilidades" y proceder a la "liberación de todos los prisioneros".

El acuerdo, firmado en la capital, Bamako, tiene lugar después de los últimos enfrentamientos registrados entre ambos grupos --firmantes en 2015 de un acuerdo de paz-- en los últimos dos meses.

El pacto completa "el cese inmediato, total y definitivo de toda forma de hostilidad", así como la liberación de presos, según el documento oficial, recogido por el portal local de noticias Maliactu.

Asimismo, los dos grupos han pactado un nuevo calendario para la activación de las patrullas mixtas en el norte de Malí, integradas por miembros de ambas coaliciones armadas y por el Ejército.

El acuerdo ha llegado apenas dos días después de que el jefe de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), Mahamat Salé Annadif, recalcara que "la paciencia de la comunidad internacional tiene sus límites", reclamando a los grupos armados que "respeten sus compromisos".

En sus declaraciones, Annadif condenó las acciones de la CMA y la Plataforma para bloquear el acuerdo de paz firmado en 2015.

"Es momento de que respetéis vuestros compromisos. Nuestra paciencia tiene límites", dijo, resaltando que la comunidad internacional "está teniendo mucha paciencia". "Pensad que tenemos un acuerdo", añadió.

Bilal Ag Cherif, responsable político de la CMA, indicó entonces que la situación actual no beneficia a nadie, haciendo un llamamiento "a que todos los actores ejerzan su papel en el futuro".

Por su parte, Haruna Turé, de la Plataforma, pidió a ambos grupos que sean sinceros entre ellos, con el Gobierno y con la comunidad internacional.

El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia. La inestabilidad se ha extendido en los últimos meses hacia la zona centro del país.

El Gobierno de Malí aprobó el 30 de abril prorrogar seis meses más el estado de emergencia, misma jornada en la que Francia informó de la muerte de 20 milicianos en una zona boscosa entre Malí y Burkina Faso en una operación en la que participaron efectivos de aire y de tierra.

Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero por Al Murabitún contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz de 2015.

Tras el atentado, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, hizo un llamamiento a aplicar en su totalidad el acuerdo de paz, pidiendo que el ataque no impacte negativamente en este proceso.

Sin embargo, desde entonces han aumentado los enfrentamientos entre la CMA y la Plataforma, que se han acusado mutuamente de no respetar los términos del citado acuerdo de paz, firmado en Argelia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies