Los rebeldes cifran en más de 220 las víctimas de la masacre de Tremseh (Hama)

Actualizado 13/07/2012 14:34:24 CET

AMÁN/BEIRUT, 13 Jul. (Reuters/EP) -

Un grupo rebelde que lucha contra las fuerzas gubernamentales sirias en la provincia de Hama ha cifrado en más de 220 las víctimas, en su mayoría civiles, que han muerto como consecuencia de la masacre perpetrada este jueves en la localidad de Tremseh por fuerzas leales al presidente, Bashar al Assad.

El Consejo de Dirección de la Revolución de Hama dijo en un comunicado este jueves por la tarde que esas personas fallecieron a causa de bombardeos efectuados por "carros de combate y helicópteros", del impacto de "proyectiles de artillería" y en "ejecuciones sumarias" realizadas por milicianos.

Si se confirma esa cifra de fallecidos, será el incidente que más muertes ha provocado desde que comenzó el conflicto en Siria, hace 16 meses.

El Consejo de Dirección de la Revolución de Hama ha explicado a la agencia Reuters que Tremseh fue atacada con armamento pesado y después irrumpieron milicianos alauíes que fueron matando a sus víctimas una a una. Algunos civiles perdieron la vida mientras intentaban huir.

Informaciones proporcionadas por la oposición indican que en esa localidad estaban apostados varios miembros del Ejército Libre Sirio, que está tratando de derrocar al régimen de Al Assad.

La televisión pública siria ha afirmado que tres miembros de las fuerzas de seguridad murieron durante los enfrentamientos en Tremseh y ha acusado a "grupos terroristas armados" de haber cometido una masacre allí.

VÍDEO QUE MUESTRA A SUPUESTAS VÍCTIMAS

Unos activistas opositores han publicado un vídeo este viernes que, según afirman, muestra los cadáveres ensangrentados y alineados en el suelo de quince jóvenes que murieron en la masacre del jueves. "Los mártires de Tremseh, 12 de julio de 2012. Alá es grande", dice una voz en el vídeo.

Algunos de los cuerpos tenían heridas de bala en al abdomen y la mayoría llevaban vaqueros y camiseta. Aparentemente, todas las víctimas tenían edad para combatir.

Según lo que contaron varios activistas opositores a Reuters este jueves, el Ejército atacó Tremseh para expulsar a los rebeldes, rodeando la localidad y dejando atrapados a los civiles. Varios testigos les dijeron que muchos civiles murieron apuñalados o por disparos y que los cadáveres fueron quemados y tirados en la calle.

De momento no se han publicado pruebas que demuestren que, como aseguran los opositores, entre las víctimas hay mujeres y niños. Algunos activistas han señalado que han recibido la información de personas que residen en la localidad con las que hablaron a través de teléfonos por satélite, pero que este viernes ya habían perdido el contacto.

Otras masacres que se han cometido durante el conflicto en Siria son la ocurrida el pasado 6 de junio en la localidad de Mazraat al Qubeir, donde 78 personas fallecieron apuñaladas, por disparos o quemadas vivas a manos de combatientes alauíes leales al Gobierno, y la perpetrada el pasado 25 de mayo en la localidad de Hula, donde murieron 108 hombres, mujeres y niños.