Los terroristas de Abú Sayyaf decapitan a un soldado filipino en Sulu

Soldados filipinos buscan a milicianos de Abú Sayyaf
MARCONI NAVALES
Publicado 23/04/2017 14:46:03CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los terroristas de Abú Sayyaf han decapitado a un soldado filipino que fue secuestrado la semana pasada en medio de los combates entre los insurgentes islamistas y las fuerzas de seguridad en la isla de Sulu, según ha informado este domingo el Gobierno de Rodrigo Duterte.

El general Cirilito Sobejana ha contado a la cadena local ABS-CBN que la cabeza y el cuerpo del sargento Anni Siraji han aparecido a primera hora de la mañana en el municipio de Taglibis, ubicado en la provincia de Sulu, región del Mindanao Musulmán, sur de Filipinas.

Sobejana ha detallado que los restos mortales de Siraji, que han sido encontrados por un residente local, estaban en estado de descomposición, lo que indica que habría sido asesinado hace varios días, probablemente tres, de acuerdo con sus cálculos.

Siraji fue capturado por sus esfuerzos de mediación entre los rebeldes y el Gobierno de Filipinas. "Estaba implicado en el proceso de paz. Actualmente no era un combatiente", ha explicado Sobejana en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

COMBATES EN BOHOL

Por su parte, Duterte ha ordenado este domingo matar a los remanentes terroristas en la isla de Bohol, en el norte, a donde los milicianos de Abú Sayyaf llegaron hace semanas desde su bastión del sur para secuestrar a los extranjeros que visitan este resort.

"Los quiero muertos", ha dicho. "Son animales y, si quieren que yo también sea un animal, lo seré 50 veces más", ha sostenido en un acto oficial. Además, ha animado a los civiles a armarse para combatir a Abú Sayyaf.

Cuatro yihadistas, entre ellos el líder Joselito Melloria, alias 'Abú Alí', murieron en los enfrentamientos que se produjeron el sábado en la ciudad de Clarín, en Bohol. Otras diez personas murieron en los choques del 11 de abril, incluidos cuatro agentes.

Los países occidentales han emitido alertas de viaje para recomendar a sus ciudadanos que no vayan a Filipinas. Abú Sayyaf, que ha jurado lealtad al Estados Islámico, utiliza el secuestro de extranjeros para financiar sus actividades terroristas.

En los últimos meses, los insurgentes filipinos han matado a un canadiense y dos alemanes. Se cree que todavía tienen en su poder a una veintena de rehenes, la mayoría marineros vietnamitas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies