Trump niega que estableciera una "equivalencia moral" entre los ultraderechistas y quienes protestan contra ellos

Donald Trump
REUTERS / KEVIN LAMARQUE
Publicado 17/08/2017 13:02:27CET

WASHINGTON, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este jueves que en sus declaraciones sobre los disturbios ocurridos en Charlottesville (Virginia) no quiso establecer una "equivalencia moral" entre los grupos de ultraderecha y quienes protestan contra ellos y ha achacado este supuesto error a las "noticias falsas".

Trump ha utilizado al senador republicano Lindsey Graham para matizar sus palabras del martes, cuando atribuyó los disturbios a ambas partes. "No todos eran neonazis. No todos eran supremacistas blancos" dijo y recriminó a la "izquierda alternativa" la violencia con la que respondió a las concentraciones de extrema derecha.

Graham, uno de los senadores más valorados en las filas republicanas, criticó el miércoles la "equivalencia moral" establecida por Trump y urgió al magnate neoyorquino a usar sus comparecencias públicas para reconciliar a los estadounidenses, en lugar de aumentar las diferencias.

"Las declaraciones públicas de Lindsey Graham diciendo que yo dije que había una equivalencia moral entre el Ku Klux Klan, los neonazis y los supremacistas blancos y la señorita (Heather) Heyer son una asquerosa mentira", ha escrito Trump en su cuenta oficial de Twitter.

El jefe de Estado ha atribuido las críticas de Graham a su "derrota electoral" y a las "noticias falsas". "Han tergiversado totalmente lo que dije sobre el odio y la tolerancia ¡Vergüenza!", ha añadido.

VIOLENCIA EN CHARLOTTESVILLE

Los disturbios comenzaron el sábado, cuando grupos de ultraderecha protestaron por la retirada de la estatua de Robert E. Lee, un general confederado. Los antifascistas reaccionaron con su propia marcha, donde irrumpió con su coche James Alex Fields Jr., uno de los ultraderechistas. Heyer murió y otras 19 personas resultaron heridas.

Este incidente dio lugar a una serie de altercados que se prolongaron todo el fin de semana en esta pequeña localidad de Virginia y se saldaron con tres muertos --la mujer y dos policías que fallecieron tras caer el helicóptero con el que patrullaban la zona-- y más de 30 heridos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies