Turquía promete tomar represalias por la detención de una turista en Israel

Ebru Ozkan, de nacionalidad turca, detenida en un aeropuerto israleí
REUTERS / NIR ELIAS
Publicado 09/07/2018 3:41:30CET

JERUSALÉN, 9 Jul. (Reuters/EP) -

Israel ha acusado este domingo a una turista turca detenida por ayudar en contrabando de dinero al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), en un caso que ha molestado a Ankara, que ha prometido tomar represalias.

Ebru Ozkan, de 27 años, ha estado detenida desde junio cuando la detuvieron tratando de coger un vuelo en Tel Aviv. Una de las acusaciones a la que se enfrenta es por participar en el contrabando de cinco botellas de perfume.

El caso ha tensado aún más las relaciones entre Israel y Turquía, amos aliados de Estados Unidos, que en un momento contaron con relaciones amistosas, pero en los últimos años han empeorado cuando el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha reforzado su poder en Turquía.

Ozcan ha sido trasladada con esposas a un tribunal militar israelí en el límite con Cisjordania, donde ha sido acusada de dos cargos de actuar al servicio de un grupo proscrito, un cargo de transferir dinero para agentes enemigos y un cargo de orden público amenazante. Si es declarada culpable, podría enfrentarse a varios años de prisión.

Aunque se le acusa de haber traído otros artículos, los fiscales colocaron en la parte superior de la lista su contrabando de cinco botellas de perfume para venderlas a fin de recaudar fondos para Hamás.

En respuesta a los cargos a los que se le acusa, su abogado Omara Khamaisi ha señalado a Reuters que cree que "la decisión será en última instancia valiente, para liberarla".

Khamaisi ha asegurado que a Ozcan se le había negado el acceso a un abogado durante la mayor parte de su detención y que no había sido interrogada en turco, lo que provocó distorsiones en la forma en la que se registraron sus respuestas a algunas preguntas.

La acusación no ha ofrecido detalles sobre dónde ocurrieron los presuntos delitos. Khamaisi ha afirmado que Ozkan había pasado tres días en Jerusalén durante su estancia.

Cuando se le preguntó sobre el caso de Ozcan este viernes al ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, se refirió a ella como "nuestra hermana" y acusó a Israel de "tomar medidas disuasorias contra nuestros ciudadanos que viajan a Jerusalén". "Sin embargo, tomaremos represalias contra esto. Nuestras relaciones se normalizarán cuando Israel detenga sus políticas inhumanas", recalcó.

Las relaciones entre Turquía e Israel se han deteriorado durante la última década, con Ankara condenando tres guerras israelíes en Gaza. Las relaciones se rompieron después de que comandos israelíes asaltaran una flotilla de ayuda turca que intentaba llegar a gaza en 2010, matando a nueve activistas.

Los musulmanes representan solo un pequeño porcentaje de los turistas que llegan a Israel. En 2016, la mayoría de ellos, alrededor de 100.000, procedían de Turquía.