La UE criminaliza viajar fuera por motivos terroristas e introduce controles sistemáticos en las fronteras externas

Yihadista detenido en San Sebastián
EUROPA PRESS
Publicado 07/03/2017 12:25:17CET

También refuerza los derechos de las víctimas de terrorismo para que reciban servicios de apoyo

BRUSELAS, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha aprobado este martes las nuevas normas europeas para criminalizar los viajes al extranjero, ya sea dentro o fuera de la UE, "por motivos terroristas", así como organizar o facilitar dichos viajes y, por otra parte, para introducir controles "sistemáticos" en las fronteras exteriores de la Unión, incluidos a los ciudadanos europeos, con el objetivo de combatir la amenaza terrorista.

Los Veintiocho han aprobado por un lado nuevas normas que refuerzan y amplían el alcance de la normativa europea actual de 2002 con el objetivo de responder mejor a la evolución de la amenaza terrorista y prevenir atentados, incluido criminalizando los viajes dentro o fuera de la UE "por motivos terroristas", es decir para participar en actividades de un grupo terroristas o para cometer un atentado, así como organizar y facilitar dichos viajes, ya sea con apoyo logístico o material, por ejemplo comprando billetes o planificar itinerarios.

También criminalizarán recibir entrenamiento por motivos terroristas, por ejemplo en el uso de explosivos, armas de fuego o sustancias químicas y suministrar o recabar fondos con la intención o con conocimiento de que serán utilizados para actividades o por grupos terroristas.

La directiva aprobada este martes, que ya ha recibido el visto bueno de la Eurocámara, también refuerza los derechos de las víctimas de terrorismo al incluir un catálogo de servicios a los que tendrán derecho para cubrir sus necesidades específicas, incluido el acceso inmediato a servicios profesionales de apoyo médico o psicológico, asistencia jurídica y asistencia en reclamaciones de compensación. Los mecanismos de respuesta de emergencia inmediatos en caso de atentado también se han visto reforzados.

El ministro de Justicia maltés, Owen Bonnici, cuyo país ejerce la Presidencia semestral de la UE, ha asegurado que las nuevas normas permitirán a la UE responder "mejor" a la amenaza terrorista. "El terrorismo no conoce fronteras, pero el mensaje está claro ahora: los combatientes extranjeros, con independencia de que viajen a, desde o dentro de la UE, serán parados", ha celebrado.

También ha puesto en valor el refuerzo de los derechos de las víctimas y la inclusión de salvaguardas "claras" para proteger las libertades fundamentales. "La seguridad sin el respeto de los derechos fundamentales es inaceptable", ha esgrimido.

Los Estados miembro, excepto Reino Unido e Irlanda que no están obligados a aplicar las normas, tendrán un plazo de 18 meses para incorporar las nuevas medidas a su ordenamiento jurídico, una vez que se publiquen en el Diario Oficial de la UE. Dinamarca tiene la posibilidad de aplicarlas si quiere por su parte.

CONTROLES DE FRONTERAS

Por otro lado, los Veintiocho también han aprobado este martes una enmienda al Código de Fronteras Schengen para introducir controles obligatorios y sistemáticos de todas las personas que entran o salen de la Unión, es decir, también por primera vez a los ciudadanos europeos y sus familiares que no son miembros de la UE, cruzando sus datos con las bases de datos relevantes, incluido el Sistema de Información de Schengen y la base de datos de Interpol sobre pasaportes perdidos.

Los nuevos controles, que ya han sido aprobados por la Eurocámara y fueron introducidos a raíz de los atentados de París de noviembre de 2015, entrarán en vigor en un plazo de 20 días desde la publicación en el Diario Oficial de la UE.

Así, los Estados miembro introducirán controles sistemáticos a todas las personas --hasta ahora solo se controlaba a los nacionales de terceros países-- cuando crucen las fronteras externas para verificar que no representan una amenaza pública, a la seguridad interna o de salud pública. Los controles deberán realizarse en todas las fronteras externas -marítimas, aéreas y terrestres-, tanto en los puntos de entrada como de salida.

Los Estados miembro podrán realizar sólo controles "dirigidos" cuando los controles sistemáticos cruzando los datos con las bases relevantes pueda tener un "impacto desproporcionado" en los flujos de tráfico en las fronteras marítimas o terrestres, eso sí, siempre que ello no lleve a "riesgos" para la seguridad interna.

Respecto a las fronteras aéreas, los Estados miembro sólo podrán realizar controles "dirigidos" durante un periodo transicional de seis meses desde la entrada en vigor de la nueva normativa, periodo que se podrán extender hasta los 18 meses en casos "excepcionales y específicos", en el caso de que haya problemas de infraestructura que requieran un periodo más largo para aplicar los cambios necesarios.

El ministro del Interior maltés, Carmelo Abela, ha defendido que el refuerzo de controles en las fronteras externas es "una herramienta importante para combatir la amenaza terrorista en Europa y mejorar la seguridad" de los europeos. "Los controles sistemáticos en las fronteras externas nos proporcionarán un medio para responder a riesgos potenciales para la seguridad interna, incluido el que plantean los combatientes terroristas extranjeros retornados", ha explicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies