Clavijo afirma que no va a haber una "solución mágica" que acabe con la violencia de género y reclama más compromiso

Minuto silencio
MANUEL LÉRIDA/PRESIDENCIA GOBIERNO DE CANARIAS / M
Publicado 07/08/2017 17:04:06CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha afirmado que no va a haber una "solución mágica" ni "ningún protocolo" que acabe con el problema de la violencia de género, por lo que ha abogado por que haya un mayor compromiso "entre todos" para tratar de evitar que se produzcan más muertes de mujeres.

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios después del minuto de silencio que se ha guardado este lunes en la puerta principal de Presidencia del Gobierno, en Santa Cruz de Tenerife, en señal de luto por la muerte de Ana Belén, una mujer de 38 años natural de La Palma fallecida el pasado sábado a manos de su pareja, que ya ha sido detenido.

Fernando Clavijo lamentó, una vez más, este tipo de hechos, el cuarto caso de violencia de género que se produce este año en Canarias, y añadió que se trata de "un problema de la sociedad en su conjunto" que sólo se va a poder abordar "si trabajamos todos desde la educación, desde el respeto y desde la tolerancia".

El presidente reivindicó el compromiso del Gobierno de Canarias en trabajar en esa línea, "no en hacer minutos de silencio, no de manera reactiva cuando ya ha ocurrido, sino tratar de prevenirlo y poner los medios que estén a nuestro alcance para conseguirlo", apostilló.

Clavijo cree que la muerte de Ana Belén no es consecuencia de un fallo del sistema, sino que "son personas individuales que, por muchas circunstancias, al final acaban cometiendo este tipo de crímenes", remarcó.

Por ello, insistió en que hay que comprometerse colectivamente porque "no va a haber una solución mágica, no va a haber ningún protocolo que lo impida, porque en la intimidad de los hogares y de las familias esas cosas ocurren".

Para acabar con esta lacra social, en su opinión, lo que hay que hacer es desde edades tempranas educar en la tolerancia y en la resolución de conflictos con la palabra y no acudiendo a la violencia. Agregó que no hay ningún sistema ni sociedad en el mundo en el que no se den este tipo de casos, por lo que "tenemos que conseguir comprometernos, entre todos, para evitarlos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies